e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Enfermedades de bebés y niños / Varicela y su incubación: el mito de la cuarentena

Varicela y su incubación: el mito de la cuarentena

La varicela es una enfermedad exantemática altamente infecciosa, que se presenta con mayor frecuencia en niños y adolescentes, alcanzando a infectar a mas del 90% de la población general antes de los 20 años.

Es de curso benigno en la mayoría de los casos, con un periodo de incubación de 14 a 21 días, y un cuadro clínico caracterizado por fiebre, malestar general, catarro y erupción en la piel, que no excede los 10 días.

De manera que en todo este tiempo ¿ Cuanto tiempo es necesario su aislamiento? en el siguiente articulo te explicare que es la varicela, su periodo de incubación, de contagio, sus sintomas, tratamiento y prevención.

¿Qué es la varicela y quien la produce?

La varicela es una enfermedad infecciosa producida por un virus llamado virus de la varicela zoster.

Este virus pertenece a la familia de los herpervirus, y se contagia a través de secreciones contaminadas, tanto las que son secretadas a través de las vesículas, como las secreciones respiratorias, y a menos común a través de la placenta de madre a hijo.

Síntomas de varicela

Esta enfermedad es de tipo exantemático, puesto que se manifiesta con una erupción cutánea característica, que inicia en forma de manchas rosadas (maculo pápulas), que posteriormente se llenan de líquido (vesículas) que se rompen y dan lugar a lesiones costrosas. La distribución es generalizada y tiene la característica particular que se encuentran lesiones de todos los tipos: maculopapulares, vesículas y costras.

El cuadro clínico inicia posterior al contagio y periodo de incubación, con síntomas generales que incluyen fiebre, malestar general, dolor de garganta y disminución del apetito. Posterior a esto, entre 24 a 72 horas, inicia el exantema, que puede durar hasta 1 semana.

En la transmisión vertical, la que ocurre de una madre embarazada a su bebé, puede manifestarse como una varicela neonatal, en la que el bebé presentara la enfermedad unas semanas posteriores al nacimiento. Esto ocurre cuando la infección materna es cercana al parto.

Si la infección materna ocurre en el primer y segundo trimestre del embarazo, existe el riesgo de que el bebé sufra de varicela congénita, la cual se caracteriza por alteraciones en las extremidades, oculares y en el sistema nervioso central.

El virus de la varicela es altamente infeccioso. Se considera que cuando hay un afectado, las personas susceptibles a contagiarse que estuvieron en contacto se infectan más del 80%, esto es de especial interés en guarderías, escuelas, y sitios de hacinamiento.

Por lo general, la varicela es de curso benigno, y posee muy pocas complicaciones.

¿Qué es el periodo de incubación?

En definición, el periodo de incubación es aquel que ocurre desde el contagio de un virus hasta que se manifiesta la enfermedad clínicamente.

Para el virus de la varicela, el periodo de incubación varia de 14 a 21 días.

Durante este periodo el virus se encuentra infectando y replicándose en las células del organismo para dar lugar a la enfermedad. Sin embargo, esto no guarda relación con lo contagioso de la enfermedad.

Por ejemplo, si su hijo estuvo en contacto con un niño con varicela, no quiere decir que él puede transmitir la enfermedad a su hermanito en casa, si no ha presentado aún síntomas.

Esto se debe a que el periodo de contagio inicia una vez iniciado los síntomas, aproximadamente 1 a 3 días previo a la aparición de la erupción, y posterior a la aparición de esta, hasta 5 días.

Las personas con problemas inmunológicos pueden tener cargas virales elevadas y ser contagiosas por más tiempo.

El aislamiento en la varicela

En base a lo anteriormente expuesto, queda descartada la idea antigua de que al momento de presentar la erupción cutánea y ser diagnosticada la varicela, la persona debía permanecer de reposo y en cuarentena debido a que continuaba siendo infeccioso.

Es importante dar a conocer los momentos en los que se es realmente infeccioso a fin de prevenir contagios masivos, como en las escuelas y guarderías.

Por tal motivo, el aislamiento debe realizarse una vez iniciado el cuadro febril, hasta que todas las lesiones se encuentren en fase de costra.

Cuando todas las lesiones se encuentran en fase de costra, el riesgo de contagio disminuye por 2 factores: 1) no existe riesgo de infección por secreciones contaminadas 2) el periodo de alta carga viral ya ha pasado, y el individuo no es infeccioso.

A tomar en consideración especial, los pacientes con compromiso inmunológico cuya evolución es mas lenta, y persisten por mas tiempo con cargas virales elevadas.

Las medidas que se deben tomar en casa durante el periodo de aislamiento son las siguientes:

  • Limitar el contacto familiar con niños pequeños y ancianos que no hayan presentado la enfermedad.
  • El cuidador de preferencia debe haber presentado la enfermedad.
  • Mantener uñas cortas y lavado de manos frecuente tanto para el cuidador como ara el niño (en caso de serlo)
  • Baño diario con jabón antiséptico.
  • Limpieza de sabanas, toallas, y ropas, aparte del resto de la familia, si hay personas con riesgo de infectarse.
  • La persona infectada debe mantener un reposo relativo, evitar juegos o actividades bruscas.
  • Utilizar sus utensilios para comer de manera personal, cubertería, plato y vaso.
  • Evitar el uso de infusiones para baños de asiento, preparados caseros, manipulación de las lesiones y rascado, ya que predisponen a sobreinfección de las lesiones.

Tratamiento de la varicela

La varicela tiene un tratamiento básicamente sintomático. El uso de antivirales es controvertido, ya que tiene muy poca variación en la evolución clínica, en especial en los pacientes sin compromiso del estado inmunológico.

Se prefiere su uso en pacientes que presentan complicaciones o evolución clínica poco favorable, que sugiere compromiso del estado inmunológico.

El manejo consiste en antipiréticos para el control de la fiebre, como el acetaminofén, el uso de antihistamínicos y lociones antipruriginosas para el alivio de la comezón, como las que contienen calamina.

Prevención de varicela

La prevención de la varicela se realiza a través de la vacunación. Esta se encuentra disponible en España por el laboratorio GlaxoSmithKline como Varilix®.

La vacuna confiere protección tanto para adultos como para niños. Se administra por vía subcutánea, después de los meses de vida, en dos dosis, con un intervalo de 6 semanas cada una.

En algunos casos puede que se presente la enfermedad de igual manera, pero lo hará de forma muy leve y sin complicaciones, por lo que es ideal la colocación de la vacuna.

Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Pediatra-Puericultora Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.