e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Corazón y circulación / Tobillos hinchados por retención de líquido en el embarazo

Tobillos hinchados por retención de líquido en el embarazo

La mayoría de las mujeres embarazadas, en especial después de la segunda mitad del embarazo, sufren de tobillos hinchados por retención de líquidos.

Esto es consecuencia de los efectos de las hormonas que se secretan durante el embarazo, que modifican cómo se maneja el agua y los electrolitos, produciendo retención de sodio y agua.

Aunque esta modificación es normal en todas las mujeres embarazadas, es importante poner atención a este síntoma y llevar un buen control prenatal, debido a que los tobillos hinchados puede ser síntoma de otras enfermedades, que pueden poner en riesgo el embarazo y la vida de la madre.

¿Por qué tengo los tobillos hinchados por retención de líquido?

Esta es una de las preguntas más frecuentes en la consulta de control prenatal: ¿Cómo ocurren los tobillos hinchados por retención de líquido?

Los tobillos hinchados por retención de líquido son consecuencia de las modificaciones cardiovasculares propias del embarazo.

La mujer embarazada, en pro de poder suplir las demandas nutritivas del bebé, aumenta su volumen sanguíneo hasta un 50%, lo cual aumenta el trabajo cardiaco para poder manejar estos líquidos adicionales.

De manera adicional, los grandes vasos sanguíneos que reciben la sangre que drena de las piernas están siendo comprimidos por el útero, aumentando su presión venosa. Esto produce que el retorno venoso sea más lento, y se acompaña extravasación de los líquidos dentro de los vasos sanguíneos al espacio intersticial de la piel, ocurriendo los tobillos hinchados por retención de líquido.

Además tiene influencia el manejo de los electrolitos sodio y potasio, que se ve alterado por todos los estímulos de las nuevas hormonas que se secretan durante el embarazo, propiciando la retención de líquidos.

¿Cuándo debo acudir al médico si tengo los tobillos hinchados por retención de líquidos?

El control prenatal en el último trimestre del embarazo está pautado cada 2 semanas hasta la semana 36 de gestación,  de ahí en adelante serán pautadas semanalmente.

Los tobillos hinchados por retención de líquidos son normales cuando la mujer embarazada se siente bien, todas sus analíticas se encuentran dentro de límites normales, y normalmente no abarca más del tercio medio de la pierna.

Debes acudir al médico si tienes los tobillos hinchados por retención de líquidos y además presentas:

  • Las piernas se tornan súbitamente calientes, enrojecidas, mas hinchadas. Pueden incluso cambiar a tonos violeta.
  • No puedes caminar o apoyar los pies.
  • Te has tomado la presión arterial y esta ha salido elevada.
  • En un examen del sedimento urinario, ha reportado proteínas positivas (+).
  • Estas presentando fiebre.
  • Tienes mareos o debilidad.
  • Sientes dolor de cabeza.
  • Ves estrellitas o luces que se mueven.
  • Visión borrosa.
  • Dificultad para respirar.
  • Orina poco.

Durante el embarazo, no se debe dar por sentado la aparición de síntomas, ya que es una etapa en la que se está predispuesta a presentar muchas enfermedades que pueden arriesgar el bienestar de la madre y el bebé, de ahí la importancia de un control prenatal estricto y realizar todos los exámenes solicitados a tiempo.

Otras causas de tobillos hinchados en el embarazo

Las otras causas que pueden producir tobillos hinchados durante el embarazo ameritan tratamiento inmediato, para disminuir las complicaciones y los riesgos que representan para el embarazo y para la vida de la madre

Trombosis venosa profunda

La mujer embarazada, entre sus modificaciones fisiológicas, presenta un estado de hipercoagulabilidad sanguínea, es decir, su sangre se encuentra más espesa que lo normal, y tiene tendencia a formar coágulos.

Una trombosis venosa profunda quiere decir que se ha formado un coagulo y se encuentra adherido en un lugar de la pared de una vena, en este caso, de las piernas.

Otros factores de riesgo en la mujer embarazada que aumentan la posibilidad de sufrir trombosis venosa profunda son el embarazo múltiple, las várices, infección urinaria, diabetes, obesidad, permanecer mucho tiempo en cama y edad materna mayor a 35 años.

Los tobillos hinchados por retención de líquido pueden diferenciarse de una trombosis venosa profunda, porque esta ocurre de un solo lado, con un dolor punzante, desgarrante, aumento de volumen y cambio de coloración progresiva y la pierna se torna muy caliente.

El diagnostico de una trombosis venosa profunda se realiza a través de un ecograma doppler de miembros inferiores, el cual detecta la falla en el flujo sanguíneo en la pierna afectada.

Su tratamiento amerita hospitalización y terapia con anticoagulantes.

Preeclampsia

Después de los tobillos hinchados por retención de líquido, es la causa más frecuente de edema en miembros inferiores durante el embarazo.

La preeclampsia es el aumento de la presión arterial y presencia de proteínas en la orina en la segunda mitad del embarazo.

Esta es una de las complicaciones más temidas del embarazo, ya que puede evolucionar a una eclampsia, que es un síndrome convulsivo asociado a crisis hipertensiva, y posteriormente a un síndrome de HELLP, que es una falla de múltiples órganos con una alta tasa de mortalidad.

Por esto es tan importante los controles prenatales, ya que la preeclampsia puede incluso ser asintomática. Un porcentaje de las pacientes no presenta tobillos hinchados.

En cada consulta prenatal, su presión arterial debe ser medida y reportada. Incrementos en la presión arterial con respecto a las presiones arteriales que usted maneja en su embarazo habitualmente son signos precoces de preeclampsia.

Celulitis

La celulitis es un proceso infeccioso de la piel y las partes blandas, difuso, que a diferencia de los tobillos hinchados por retención de líquido, se limita a un área de una sola pierna, es duro, doloroso, y presenta mucho calor y enrojecimiento, además la fiebre suele estar presente.

El tratamiento de la celulitis amerita en la mayoría de las mujeres embarazadas hospitalización y el uso de antibióticos y antiinflamatorios endovenosos.

¿Cómo mejorar los tobillos hinchados por retención de líquido?

Existen muchas medidas que podemos aplicar para mejorar los tobillos hinchados por retención de liquidos entre las que destacan:

  • Acostarse sobre el lado izquierdo del cuerpo, esto hace que disminuya la presión del útero sobre la vena que recibe la sangre proveniente de las piernas.
  • Elevar las piernas, sosteniéndolas con varias almohadas, y permanecer en esta posición 10 minutos, luego cambiar de posición y repetir. Realizar esto varias veces al día.
  • Evita pasar más de 30 minutos en la misma posición: sentada, acostada o de pie y cruzar las piernas o sentarse sobre ellas.
  • Utiliza medias elásticas antivárices, de compresión media.
  • Limita el consumo de sal de tu dieta.
  • Realiza inmersiones de los pies en agua tibia con sal 20 minutos al día.
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia, especializada en Pediatría-Puericultora. Me encanta escribir y aconsejar sobre salud. Será un placer atender a cualquier consulta que tengáis a través de la página de contacto para pacientes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.