e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Embarazo y salud del bebé / Sudamina en bebés: ¡Protégelo del calor!

Sudamina en bebés: ¡Protégelo del calor!

La sudamina en bebés es una erupción en la piel, benigna, que se relaciona con la exposición a temperatura muy caliente, a sudoración y humedad.

Se resuelva espontáneamente en la mayoría de los casos, al evitar los factores que la producen.

Su aparición es frecuente en los niños pequeños, aunque también puede aparecer en adultos, en especial en las temporadas de verano.

¿Qué es la sudamina?

La sudamina en bebés es una erupción que aparece en la piel, desde edades muy tempranas, incluso desde el periodo neonatal. También es conocida bajo el nombre de miliaria.

Las lesiones que aparecen en la sudamina en bebés son de aspecto variable, y dependerán de su causa y de factores como sobreinfección bacteriana.

Está íntimamente relacionada con la exposición a rayos ultravioleta, el calor, sudoración y maceración, y por lo general, al corregir estos factores mejoran las lesiones.

¿Por qué aparece la sudamina en bebés?

Inicialmente se requiere de una serie de factores que van a generar la causa de la sudamina en bebes tales como:

  • Uso de ropa con fibras semisintéticas como lycra o poliéster
  • En los meses de invierno, la exposición constante a fuentes de calor, y el uso de abrigos y capas de prendas de vestir.
  • Exposición a los rayos Ultravioleta de manera directa.

La exposición al calor genera sudoración excesiva y humedad. Al utilizar prendas de vestir que no faciliten remover el calor y la maceración de la piel, el sudor se acumula en la superficie de la misma, produciendo un bloqueo de las glándulas sudoríparas, por parte de las células de la piel humedecidas.

El sudor contenido actúa irritando el tejido y desencadenando una respuesta inflamatoria, debido a su alto contenido de sodio. Esto produce inflamación y comezón.

Por último, a medida que progresa la obstrucción de las glándulas, se presentaran signos clínicos en forma de erupción en la piel, generando varios tipos de sudamina en bebés.

Tipos de sudamina

La sudamina en bebés se presenta como una erupción de características variables que dependen del nivel en el que se encuentra obstruido el conducto de la glándula sudorípara, diferenciándose 4 tipos:

Cristalina

La obstrucción del conducto afecta exclusivamente a la capa mas externa de la piel, el estrato córneo.

Es la que aparece con mayor frecuencia en los recién nacidos, y se caracteriza por la aparicion de pequeñas vesículas de 1 a 2 milimetros, con contenido liquido, que aparecen y desaparecen espontáneamente.

No generan síntomas como picor, ni inflamación. Tienen predilección por la cabeza, cuello y tórax.

Al desaparecer dejan una pequeña descamación en el área afectada.

Rubra

La obstrucción de la sudamina rubra se encuentra un poco mas profunda que en la cristalina, a nivel de la epidermis.

Aparecen unas lesiones en forma de mancha rojiza, de menos de 4 milimetros de diámetro y producen mucha comezón.

En los recién nacidos aparecen con frecuencia en las zonas de pliegues como en el cuello, axilas e ingle.

Estas lesiones aparecen posterior a exposición a calor intenso y uso de ropas cubiertas, y pueden durar meses. Empeoran si se mantienen las mismas condiciones de calor y maceración, pero mejoran espontáneamente al modificar las condiciones climáticas.

En ocasiones, cuando se encuentran relacionados gérmenes propios de la piel, se desarrollan pequeñas pustulas sobre las lesiones de base, lo que se conoce como sudamina pustulosa.

Profunda

En este caso, la obstrucción ocurre a un nivel muy profundo, en la unión entre la capa media y la capa profunda de la piel (epidermis y dermis), produciéndose la acumulación de sudor en todo el conducto. Aparecen unas lesiones pequeñas, redondeadas, sobrelevadas y rosadas, en el tórax y brazos, no pican ni molestan.

Estas lesiones resuelven muy rápidamente, ya que aparecen inmediatamente al producirse el estimulo de calor intenso, y desaparecen al día siguiente.

Tratamiento de sudamina en bebés

El tratamiento de la sudamina en bebés depende del tipo que se presente. La sudamina cristalina no requiere tratamiento ya que es autolimitada y no presenta ninguna significación clínica.

Las formas más profundas de sudamina se acompañan de molestias, por lo que es necesario cumplir tratamiento para el control de los síntomas y prevención de complicaciones.

La primera medida del tratamiento consiste en evitar o eliminar de ser posible los factores desencadenantes, como el uso de ropa sintetica, muchas capas de ropa, ropa caliente, clima muy cálido o exposición a fuentes de calor.

Se recomienda el uso de ropas de fibras naturales, fresca, y darle al bebé varias duchas al día

Se debe realizar limpieza de las áreas afectadas con un paño limpio o gasas de algodón, empapadas en agua fresca con bicarbonato.

El agua bicarbonatada se prepara con 1 litro de agua y 1 cucharada de bicarbonato de sodio

Para el alivio de los síntomas en especial el picor, se indican lociones en base a sustancias que alivian la sensación como la calamina, o lociones mentoladas, en varias aplicaciones diarias.

Aplicar un jabon neutro en escasa cantidad para las duchas.

Cuando los síntomas son muy fuertes, es recomendable recurrir a los esteroides tópicos como la hidrocortisona o betametasona en crema, lo cual disminuye la sudoración y alivia la sensación de comezón. Tambien son utilizados los antihistamínicos via oral como la loratadina para el control de la comezón.

En el caso de la sudamina pustulosa esta indicado el uso de atibioticos tópicos como la neomicina.

Otras lesiones similares a la sudamina

Es importante diferenciar la sudamina de otras enfermedades que cusan con erupción de la piel. Si tu bebé presenta cualquier erupción en la piel debes acudir a un médico para que las evalúe y diagnostique.

Las siguientes enfermedades cursan con lesiones similares a la sudamina, pero tienen evoluciones muy diferentes y ameritan tratamiento médico específico:

  • Infección por hongos: se asocia al contacto con calor, sudoración y maceración, las lesiones producen comezón, pero el aspecto es más enrojecido, húmedo y con secreción blanquecina.
  • Varicela: Inicialmente aparecen erupciones muy similares a la sudamina, sin embargo se acompaña de fiebre, y las lesiones evolucionan rápidamente a costras, que se caen y dejan cicatriz.
  • Eritema tóxico del recién nacido: es una de las entidades mas difíciles de diferenciar, ya que se presentan lesiones muy similares, pero estas son de aspecto blanco amarillento, rodeadas de un halo rojizo. Desaparecen al cabo de meses, sin producir síntomas ni dejar lesiones.
  • Exantema viral: las lesiones suelen ser una erupción generalizada rojiza, y cursa con un cuadro febril.
Sudamina en bebés: ¡Protégelo del calor!
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Pediatra-Puericultora Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.