e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Síntomas Presión intraocular alta o baja: ¡Tu visión corre grave peligro!

Síntomas Presión intraocular alta o baja: ¡Tu visión corre grave peligro!

La presión intraocular es la presión que ejercen los líquidos que se encuentran en el interior de las cámaras del ojo sobre sus paredes.

El humor vítreo es el responsable de la presión intraocular. Este se produce en los procesos ciliares y se drena en ciertos puntos específicos. Alteraciones en la producción y drenaje de este líquido producirá mayor contenido del mismo dentro de las cámaras y aumentará la presión que este ejerce sobre las paredes.

Las cifras normales de la presión intraocular oscilan entre los 12 y 22 milímetros de mercurio. Cuando esta se encuentra sobre esos niveles se corre el riesgo de presentar daño al nervio óptico, que es una enfermedad conocida como Glaucoma.

La medición de la presión intraocular en la consulta oftalmológica es de suma importancia, en especial en los grupos de población de riesgo, puesto que su aumento puede incluso ser asintomático y no ser detectado hasta ser demasiado tarde.

El daño al nervio óptico secundario al aumento de la presión intraocular es irreversible. No existe manera de recuperar la visión, por ello la importancia de la prevención a través de mediciones periódicas de la presión intraocular.

¿Qué es la presión intraocular?

Se define como presión intraocular a la presión que ejercen los líquidos que se encuentran en el interior de las cámaras del ojo sobre sus paredes.

El ojo está formado por 2 partes, una anterior y una posterior. La parte posterior, también llamado segmento posterior se encuentra entre el cristalino y la retina, y se encuentra distendida por el humor vítreo.

El humor vítreo es un líquido espeso, de consistencia gelatinosa que prácticamente no se modifica en composición. Se produce y renueva muy escasamente. Representa la mayor parte del volumen del globo ocular. Este líquido no se altera, y no tiene relación con la presión intraocular.

La parte anterior se encuentra ubicada entre el cristalino y la córnea, y en esta porción se produce un líquido llamado humor acuoso. Este se produce por unas células especiales conocidas como los procesos ciliares y se reabsorbe en varios puntos del ojo. La parte anterior se encuentra dividida en 2 cámaras, una anterior que va desde la córnea al iris, y una posterior que va desde el iris al cristalino.

El humor acuoso se encuentra en constante producción y se renueva constantemente, por lo cual las presiones oculares dependen en gran parte de este. Es un líquido más fluido que el humor vítreo.

Las alteraciones en la reabsorción y producción del humor acuoso son las responsables de las modificaciones de la presión intraocular.

Los valores normales de la presión intraocular se miden en milímetros de mercurio, considerándose normales cifras entre los 12 y los 22 milímetros de mercurio.

La presión intraocular es medida con un aparato llamado tonómetro, el cual a través de un fino lector con forma de aguja que se pone en contacto con la córnea, detecta la presión intraocular.

¿Por qué se altera la presión intraocular?

La presión intraocular se modifica por alteraciones en la producción y drenaje del humor acuoso.

Los sistemas de drenaje por diferentes motivos pueden obstruirse, mientras que la producción de líquido no se detiene, produciendo un exceso de humor vítreo.

Al haber aumento en la cantidad de humor vítreo aumenta la presión que este ejerce sobre las paredes de la parte anterior del ojo.

Incluso, este aumento de presión se refleja en el segmento posterior, aumentando de forma indirecta la presión de este, y lesionando el nervio óptico de forma irreversible.

daño optico por Presión intraocular

Existen muchas causas que pueden producir esto, y está vinculado estrechamente con las alteraciones de la presión arterial sistémica.

Las enfermedades renales crónicas que cursan con hipertensión arterial sistémica maligna pueden producir alteraciones de la presión intraocular.

El embarazo es una condición en la cual el sistema vascular y hormonal sufre modificaciones de forma aguda, por lo que las mujeres embarazadas se encuentran predispuestas a presentar presión intraocular elevada.

Los hábitos como el consumo de alcohol, tabaco y el uso de pastillas anticonceptivas también son considerados factores de riesgo.

Enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión e hipertiroidismo, no controladas, son causa de presión intraocular elevada.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, no existe relación con la presión arterial sistémica, y no se encuentra una causa definida, por lo que son considerados como aumentos de la presión intraocular idiopáticos. Estos representan el 90% de los casos.

¿Qué pasa si tengo la presión intraocular elevada?

La presión intraocular elevada levanta las alarmas de los médicos. Aunque es una condición que muchas veces puede no presentar síntomas, si puede llevar a serias consecuencias.

Las personas con presión intraocular elevada suelen referir síntomas como dolor, enrojecimiento del ojo, molestia o picor, lagrimeo y por ultimo alteraciones del campo visual.

Cuando esto sucede, se conoce como una enfermedad ya instalada llamada Glaucoma.

El glaucoma es una enfermedad que se caracteriza por presentar daño al nervio óptico, produciendo unas lesiones características denominadas glaucomatosas que se produce por aumento de la presión intraocular.

Síntomas de la presión intraocular alta

No siempre la presión intraocular muestra síntomas, pero las señales de alerta son las siguientes:

  • Dolor en los ojos
  • Enrojecimiento inexplicado
  • Molestia en el ojo y picor
  • Lágrimas constantes
  • Alteraciones en la visión

 

¿Qué pasa si tengo la presión intraocular baja?

Tener un nivel de tensión arterial bajo, puede causar también un Glaucoma. Una presión intraocular bajar afecta también a la irrigación del nervio óptico. El desarrollo de un glaucoma se produce por  la vulnerabilidad del nervio , la presión intraocular, la presión arterial o también la presión intracraneal; todo ello influye en el nervio óptico.

¿Cómo prevenir la presión intraocular elevada?

Existen factores predisponentes para presentar presión intraocular elevada, las personas que presenten uno o más factores de riesgo, deben acudir a chequeos rutinarios al menos 1 vez al año con su médico oftalmólogo, incluso si no presentan ninguno tipo de síntomas:

  • Mayores de 40 años.
  • Enfermedades crónicas: diabetes mellitus, hipertensión arterial, hipertiroidismo, enfermedades renales crónicas.
  • Antecedente familiar de glaucoma.
  • Síntomas oculares como pérdida progresiva de la visión, dolor, lagrimeo, de más de 1 semana de evolución.

Consecuencias de presión intraocular alta

Las alteraciones visuales que acompañan al glaucoma son IRREVESIBLES. El daño al nervio óptico se produce como consecuencia del aumento de presiones en el segmento posterior, que ejerce una lesión mecánica sobre el nervio óptico.

Inicialmente se lesionan las regiones periféricas, y se inicia la pérdida de visión de los campos laterales (de afuera hacia dentro).

La pérdida de visión es progresiva, el campo va disminuyendo poco a poco. Los pacientes incluso suelen referir que su visión es como si estuvieran mirando a través de un tubo (visión tubular).

Una vez que se pierde el campo visual total, no puede recuperarse la visión.

El tratamiento del glaucoma es complejo y va dirigido a disminuir la presion, para evitar que se produzca mas daño.

El daño que está instalado no puede revertirse.

Presión intraocular

Síntomas Presión intraocular alta o baja: ¡Tu visión corre grave peligro!
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.