e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Quiste endometriósico: causas y tratamiento

Quiste endometriósico: causas y tratamiento

Un quiste endometriósico es una masa que se encuentra adherida a uno o ambos ovarios, originada de tejido endometrial, proveniente del útero.

El endometrio es envuelto por la capsula del ovario generando un pseudoquiste, que produce síntomas como dolor pélvico, dispareunia, constipación y puede incluso, si se rompe, generar un cuadro agudo que amerite cirugía de emergencia

Esta entidad se ha relacionado con infertilidad debido a múltiples efectos que ejerce sobre el ovario, pero estos son reversibles al retirar el quiste.

Para retirar el quiste se realiza a través de cirugía, la cual puede ser abierta o laparoscópica, ameritando en algunos casos el retiro del ovario completo.

Su diagnóstico definitivo se realizará a través de una biopsia, que confirme el tejido que compone el quiste.

¿Qué es un quiste endometriósico?

Un quiste endometriósico es una formación similar a un tumor, compuesta por tejido endometrial que se encuentra fuera de su posición normal, el útero, para ubicarse en los ovarios.

Es el resultado de una endometriosis inicial. El útero se compone de 3 capas, el endometrio, el miometrio y el perimetrio. Cuando el endometrio se ubica fuera del lugar donde debe estar es denominado endometriosis.

Cuando se ubica en los ovarios, en forma de quiste, se llama quiste endometriósico. Se estima que es 50%  de las mujeres con diagnóstico de endometriosis lo presentan.

Con frecuencia se presenta en ambos ovarios. Se adhiere a las estructuras que rodean a los ovarios como el peritoneo, las trompas de Falopio e incluso los intestinos.

El quiste endometriósico se encuentra cubierto por un tejido denso, relleno de una sustancia liquida y espesa parecida al chocolate.

¿Por qué sale un quiste endometriósico?

La teoría de la aparición del quiste endometriósico comparte sus orígenes con la endometriosis. En primer lugar, la endometriosis, o aparición del tejido del útero en los ovarios, ocurre, según la teoría más vigente, por retorno de sangre menstrual con tejido endometrial durante las menstruaciones, lo que se llama menstruación retrógrada.

En la menstruación retrograda, la sangre y endometrio que normalmente descaman, y se elimina a través de la vagina, asciende a través de las trompas de Falopio alcanzando el tejido ovárico, y aquí prolifera, iniciando un foco de endometriosis.

Posteriormente, en la formación del quiste endometriósico el tejido ovárico cubre el foco de endometriosis formando una verdadera capa de corteza ovárica, y generando un quiste.

¿Qué puedo sentir si tengo un quiste endometriósico?

Los síntomas más comunes de las mujeres que presentan quiste endometriósico están asociados con la endometriosis inicial, y son dolor pélvico, asociado al ciclo menstrual.

Este dolor es incluso una de las causas de incapacitación laboral, ya que es de fuerte intensidad e interfiere con las actividades laborales.

Otro síntoma que se presenta es el dolor al tener relaciones sexuales, lo cual se conoce como dispareunia. El dolor es reflejado en el vientre bajo, exacerba en ciertas posturas sexuales, que permiten la penetración profunda, y al momento de consultar con el médico, con frecuencia se confunde con una enfermedad pélvica inflamatoria.

La constipación está presente cuando el quiste se adhiere a los intestinos y es de gran tamaño, generando una obstrucción mecánica para el paso de las heces por el intestino.

Un signo clínico que hace consultar a las mujeres que presentan esta enfermedad es la palpación de una masa pélvica. Esto solo ocurre en un quiste endometriósico de gran tamaño, en los que supere los limites de la pelvis y pueda ser palpado en abdomen.

Los quistes de menor tamaño se palpan cuando se está explorando por tratamientos de infertilidad o dolor abdominal agudo.

Si un quiste endometriósico se rompe, producirá un cuadro clínico similar al de la apendicitis, con fiebre, dolor abdominal, nauseas, y cuentas blancas elevadas.

¿Puede producir infertilidad un quiste endometriósico?

Estudios reportan que la función ovárica de una mujer puede estar disminuida hasta en un 50% por presentar un quiste endometriósico.

Múltiples teorías apoyan este hecho entre las cuales destacan:

  • Se ejerce presión directa sobre el tejido endometrial lo cual produce que su tejido se atrofie y no funcione de manera adecuada.
  • El quiste endometriósico consume más sangre por lo que comparte su vascularización con el ovario alterando su nutrición y funcionamiento.
  • Existe una reacción inflamatoria que afecta directamente el funcionamiento ovárico.

Recuerden que los ovarios son los responsables de liberar los óvulos, que se unirán con el espermatozoide para producir la fecundación y lograr un embarazo.

Diagnóstico de quiste endometriósico

El diagnóstico inicial se basa en la sospecha clínica en la consulta. La paciente típica se encuentra en edad fértil, con historia clínica de dolor abdominopélvico cíclico, y que al examen físico se palpa una masa abdominal.

En ocasiones el diagnostico se realiza como un hallazgo incidental en una ecografía, sin embargo, no se diferencia de otros tipos de quistes.

Sin embargo, el diagnóstico definitivo se fundamenta en los hallazgos microscópicos del tejido que se encuentra formando el quiste, por lo que es necesario la extracción del mismo, o de una parte de él, y su biopsia.

Existen pruebas sanguíneas como el CA 125 que puede elevarse en estos casos, en especial en un quiste endometriósico de gran tamaño.

¿Cómo se quita un quiste endometriósico?

El tratamiento de elección para quitar un quiste endometriósico es la cirugía, a través de laparoscopia o abierta. El procedimiento puede limitarse a retirar el quiste y sus adherencias, o puede ser necesario el retiro del ovario completo con el quiste.

Es un procedimiento con pocas complicaciones y de carácter ambulatorio, en los quistes de pequeño tamaño.

Existen algunas pautas terapéuticas para los quistes de pequeño tamaño en los que se emplea el uso de anticonceptivos orales, los cuales pueden producir mejoría de los síntomas y disminución en el tamaño de los mismos.

Embarazo y quiste endometriósico

El embarazo con un quiste endometriósico no es imposible, y hay que considerar el tamaño del mismo, la invasión a los tejidos que lo rodean y si es único o está presente en ambos ovarios.

Si bien disminuye en gran medida las tasas de fecundidad, no es causa directa de infertilidad absoluta, y las tasas de fertilidad aumentan una vez removido el quiste endometriósico con cirugía.

Otra opción para concebir es la fecundación in vitro.

Quiste endometriósico: causas y tratamiento
4 (80%) 1 vote[s]

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia, especializada en Pediatría-Puericultora. Me encanta escribir y aconsejar sobre salud. Será un placer atender a cualquier consulta que tengáis a través de la página de contacto para pacientes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.