e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Alergias e intolerancias / ¿Que es la Bronquitis asmática y cuál es su tratamiento?

¿Que es la Bronquitis asmática y cuál es su tratamiento?

La bronquitis asmática es una combinación 2 entidades clínicas que se presentan en un paciente, produciendo exacerbación de una enfermedad de base. El asma bronquial es una enfermedad de alta prevalencia en la población que no respeta razas ni edades, se caracteriza por presentar una inflamación crónica de la vía aérea que produce remodelamiento de las estructuras anatómicas, además, presenta hiperreactividad del musculo liso bronquial produciendo obstrucción de la vía aérea.

La bronquitis aguda es un proceso infeccioso de la vía aérea usualmente de causa viral que cursa con cuadro clínico de tos con expectoración de varias semanas de evolución. Cuando esto se asocia a exacerbaciones de asma bronquial, caracterizadas por presentar dificultad para respirar o pitidos con la respiración es considerada una bronquitis asmática o asmatiforme.

El tratamiento de la bronquitis asmática consiste en control de los síntomas y tratamiento para el asma bronquial, hasta la resolución del cuadro clínico. En algunos casos puede ser necesario el uso de antibióticos para la recuperación.

Bronquitis asmática: ¿Bronquitis aguda o asma bronquial?

La bronquitis asmática se encuentra representada por una combinación de 2 entidades clínicas bien diferenciadas.

La bronquitis aguda es un proceso inflamatorio de la vía aérea secundario a un proceso infeccioso, habitualmente de causa viral. Los virus implicados con frecuencia son el virus de la influenza, parainfluenza, virus sincitial respiratorio, coronavirus, adenovirus y rinovirus.

Clínicamente está definida por tos con o sin expectoración de más de 3 semanas de evolución.

El asma bronquial es una enfermedad que se caracteriza por una inflamación crónica de la vía aérea, asociada a hiperreactividad bronquial con consecuente obstrucción de la vía aérea.

La inflamación crónica de la vía aérea en el asma bronquial se acompaña de remodelación en la composición normal de los tejidos para adaptarse a los cambios. Los fenómenos de remodelación se basan en hiperplasia epitelial de las células caliciformes, depósito subepitelial de colágeno e hipertrofia del músculo liso bronquial.

Los pacientes asmáticos se encuentran predispuestos a presentar procesos infecciosos de la vía aérea, siendo uno de los más frecuentes las bronquitis. En este caso, cuando se asocia a dificultad respiratoria es llamado bronquitis asmática o bronquitis asmatiforme.

¿Por qué se produce la bronquitis asmática?

La bronquitis asmática se produce debido a un proceso infeccioso de etiología viral en más del 80% de los casos, y con menor frecuencia bacterias.

Los agentes virales que con frecuencia se asocian a los cuadros de bronquitis asmática son:

  • Influenza
  • Parainfluenza
  • Virus sincitial respiratorio (VSR)
  • Rinovirus
  • Adenovirus
  • Coronavirus

En menor proporción puede ser desencadenada por bacterias como Haemophilus influenzae, Steptococo pneumoniae y Mycoplasma pneumoniae.

El asma bronquial se acompaña de una cascada de reacciones inmunológicas, que produce fenómenos inflamatorios de base, por lo cual cuando un paciente asmático se expone ante un microorganismo, la vía aérea exacerba la inflamación en respuesta a esta infección.

Los linfocitos T  son los responsables de la respuesta inflamatoria que se produce a nivel de la via aérea de los asmáticos.

Los linfocitos T se dividen en subpoblaciones espaciales encargadas de expandir la respuesta inflamatoria en el caso que lo amerite, se dividen en subpoblación th2 y th1. A través de la subpoblación th1 se generara una respuesta inflamatoria que aumentan los neutrófilos, los cuales se infiltran a nivel del epitelio respiratorio. A nivel de la subpoblación th2, se secretan una serie de mediadores químicos como lo son las interleuquinas 4, 5, 9 y 13 que activan los mastocitos, los basófilos y los eosinofilos que a su vez secretan histamina, leucotrienos, prostaglandinas y citoquinas que infiltraran la vía aérea y perpetuaran la reacción inflamatoria, contribuyendo a los fenómenos de remodelación.

Ante el proceso infeccioso, la vía aérea reacciona exacerbando el proceso inflamatorio descrito, produciendo mayor inflamación de los bronquios, y las manifestaciones clínicas de la bronquitis asmática.

¿Cuándo sospechar de una bronquitis asmática?

Se debe sospechar de una bronquitis asmática en pacientes diagnosticados con asma bronquial, que presenten síntomas de tos con expectoración de varias semanas de evolución, pudiendo estar asociado a episodios de dificultad respiratoria.

Es característico que no se presenta mejoría del cuadro clínico a pesar de múltiples tratamientos.

La bronquitis asmática puede asociarse a cuadros febriles al inicio de la enfermedad, ganglios inflamados en el cuello, garganta enrojecida, secreción nasal transparente, debilidad y dolores musculares. La tos se acompaña de expectoración de moco.

La dificultad para respirar se asocia con frecuencia al cuadro clínico, caracterizada por retracciones intercostales, subcostales y subclaviculares (puede notar que se hunde la piel entre los huesos del pecho). Suele escucharse un pitido a la espiración.

bronquitis asmática

Se debe acudir al médico quien sospechará del cuadro clínico posterior a un interrogatorio detallado y a la exploración física.

Pueden ser solicitados estudios de sangre y radiológicos de tórax para descartar otros procesos infecciosos como una neumonía, o complicaciones de una bronquitis asmática, como una atelectasia.

Habitualmente en los procesos de bronquitis no hay alteración del hemograma ni de los rayos X, mostrando patrones típicos de infecciones virales agudas.

¿Cómo tratar la bronquitis asmática?

En primer lugar, el tratamiento de la bronquitis asmática estará dirigido a controlar los síntomas generados por el asma bronquial y disminuir la inflamación de la vía aérea propia de la enfermedad.

Esto se logra a través de medicamentos que disminuyan la contracción del musculo liso bronquial que genera la hiperreactividad bronquial, como los beta2 adrenérgicos. Un ejemplo de estos es el salbutamol, ampliamente utilizado en el manejo del asma bronquial en terapias respiratorias. Puede ser asociado a glucocorticoides como la budesonida para disminuir la reacción inflamatoria.

Además, está indicado el uso de antihistamínicos como la desloratadina o cetirizina, los antitusígenos y expectorantes.

Se debe realizar lavado frecuente de manos y evitar los factores alérgicos como el cigarrillo, el polvo, el humo, el polen, olores fuertes, alimentos con colorantes y cítricos, etc.

De sospechar de causas bacterianas, se inicia tratamiento antibiótico de amplio espectro que cubra los gérmenes frecuentemente implicados.

Posterior a la mejoría clínica, se debe iniciar un tratamiento de control del asma, y evitar los factores alérgicos desencadenantes para prevenir las recurrencias de las bronquitis asmáticas.

A través de eCurae no podemos diagnosticar, solo suministramos información a nuestros usuarios. No podemos reemplazar la relación existente entre el usuario de eCurae y su médico o farmacéutico, pero estamos siempre encantados de ayudaros con cualquier consulta que tengáis.

 

¿Que es la Bronquitis asmática y cuál es su tratamiento?
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.