e Curae / Enfermedades y problemas de salud / ¿Molestia en el cartílago de la rodilla? Descubre que podría estar pasando

¿Molestia en el cartílago de la rodilla? Descubre que podría estar pasando

El cartílago de la rodilla es una formación densa con alto contenido de agua, diseñada especialmente para amortiguar las presiones que reciben las superficies articulares óseas.

Su estructura funciona perfectamente, sin embargo, al no poseer tejido vascular, nervioso ni linfático, se regenera y cura con dificultad cuando se presentan lesiones.

Las lesiones en el cartílago de la rodilla, particularmente, la artrosis, es una de las enfermedades más frecuentes en la población mayor de 40 años, lo que recalca la importancia de tratar este tema.

A continuación, les hablaré sobre el cartílago de la rodilla y su función, así como las lesiones que pueden presentarse, su tratamiento y prevención.

¿Cómo es el cartílago de la rodilla?

El cartílago de la rodilla se encuentra interpuesto entre los huesos que forman la rodilla. Representa un órgano de choque en la capsula articular para amortiguar las presiones y dar fluidez a los movimientos de esta articulación sinovial.

Es un cartílago fibroso, denso, que se encuentra formado por la matriz condral en un 95% y por los condrocitos en un 5%. El cartílago no presenta terminaciones nerviosas, vasculares ni linfáticas, por lo que se nutre del tejido y líquido que lo rodea por vía anaerobia.

Los condrocitos son células especializadas, que se encargan de producir los elementos que se encuentran en la matriz condral.

La matriz condral está constituida por agua, colágeno, ácido hialurónico, proteoglicanos, y otras proteínas como acorina CII, la proteína oligomérica de cartílago, la fibronectina y la tenascina.

A su vez, los proteoglicanos se constituyen por unas moléculas llamadas keratin sulfato, condroitin sulfato y agrecán principalmente, que se unen al ácido hialurónico a través de unas proteínas de enlace, para tener mayor poder de amortiguación.

Molestia en el cartílago de la rodilla

¿Cómo funciona el cartílago de la rodilla?

El cartílago de la rodilla mantiene la articulación suave, disminuyendo la fricción que se produce entre el roce de las superficies articulares óseas.

Sin cartílago, o con el cartílago lesionado, la articulación se tornaría dolorosa, con dificultad para realizar movimientos básicos.

La propiedad de amortiguación se debe a los elementos que conforman el cartílago, en especial, los que se encuentran en la matriz extracelular.

Imaginemos la matriz extracelular como una especie de capsula, envuelta por una malla fibras colágenas y que contiene los proteoglicanos y agua. Es resistente y con excelente capacidad de amortiguar presiones.

Gracias a esta estructura, cuando se ejerce presión sobre el cartílago, el agua sale a través de la malla colágena y se ubica en la articulación sinovial, lubricándola y facilitando el movimiento, al mismo tiempo que el cartílago se deshidrata.

Posteriormente, el líquido vuelve al cartílago, recuperando su estructura inicial, y además se nutre con componentes que se han arrastrado desde el líquido sinovial.

El cartílago de la rodilla se encuentra en constante renovación, debido a estímulos que generan los movimientos, las proteínas y las interleuquinas. Sin embargo, con el envejecimiento, se altera la estructura del propio proteoglicano, interfiriendo en el funcionalismo normal del cartílago y afectando su capacidad para amortiguar presiones.

¿Qué puede producir daño en el cartílago de la rodilla?

Existen muchas lesiones y enfermedades que pueden dañar el cartílago de la rodilla y producir dolor para exponerlas, las separaré en 3 grandes grupos:

Artrosis

La artrosis es la causa más frecuente de enfermedad en el cartílago de la rodilla en las mujeres mayores de 60 años. Es una enfermedad degenerativa, en la cual se desgasta el cartílago de la rodilla, lo que produce que las superficies óseas reciban mayor presión y se agranden (hipertrofia) y que se modifique la articulación para tolerar estos cambios.

El origen de la artrosis de rodilla se encuentra en una alteración en el equilibrio entre la producción de los componentes de la membrana extracelular y su consumo.

Inicialmente se producen proteoglicanos de manera excesiva, pero ineficiente, y se altera la red de colágeno, produciendo que el cartílago de la rodilla retenga más liquido de lo habitual, modificando su consistencia a blanda y fácilmente deformable.

Posteriormente, se lesiona formando grietas, fisuras o fragmentos y es cuando el dolor y la dificultad para realizar movimientos se exacerban con actividades cotidianas.

Por último, los condrocitos dejan de producir proteoglicanos debido a un proceso de muerte tisular o necrosis, produciendo salida de agua del cartílago de la rodilla. Se pierden totalmente las propiedades del cartílago, y se adelgaza, dejando las superficies articulares óseas expuestas.

Los factores de riesgo para presentar la artrosis  son la edad, la obesidad, sexo femenino, alteraciones anatómicas como el genu varo o valgo, sobreuso de la articulación y traumatismos a repetición. También se ha descrito cierta predisposición genética a padecerlo, ubicándose como un trastorno hereditario.

Lesiones posterior a traumatismos directos

Los traumatismos directos pueden romper o alterar la composición del cartílago de la rodilla. Se clasifican en 2 lesiones:

  • Microscópicas: se producen por golpes leves y repetidos en la rodilla, que incluso pasan desapercibidos. Histológicamente, se pierden los proteoglicanos, pero los condrocitos se encuentran en buen estado, por lo que pueden reparar el daño.
  • Fracturas: Los traumatismos más extensos son las fracturas. Estas pueden estar limitadas solo al cartílago, o comprometer la superficie articular del hueso y el cartílago. Se genera una respuesta similar a la artrosis, con proliferación de los condrocitos, sin embargo, debido a que el cartílago de la rodilla es un tejido sin vasos sanguíneos, no se repara de manera adecuada. En las fracturas que comprometen el hueso se produce además una respuesta inflamatoria y una cicatrización anormal del cartílago.

Condromalacia

Es un hallazgo artroscópico en el cual se evidencia reblandecimiento del cartílago de la rodilla. Entre sus causas se encuentran traumatismos, mala postura, posterior a inmovilización, entre otras. Se produce con más frecuencia en mujeres jóvenes, y genera dolor en la parte anterior de la rodilla, sensación de chasquido y de inestabilidad.

¿Cómo se tratan las lesiones de cartílago de la rodilla?

El tratamiento de las lesiones del cartílago de la rodilla dependerá de los siguientes factores:

  • Edad del paciente
  • Condición física del paciente
  • Severidad de la lesión
  • Disponibilidad de recursos económicos
  • Experiencia del personal medico

Existen técnicas poco invasivas entre las cuales destacan la aplicación de ácido hialurónico y plasma rico en plaquetas inyectado dentro de la articulación, que son utilizadas en lesiones de bajo grado de severidad y sin comorbilidades asociadas como inestabilidad articular o problemas con la alineación.

Cuando la severidad de la lesión es mayor, se prefieren técnicas quirúrgicas a través de la artroscopia como la artroplastia, lo cual disminuye los procedimientos quirúrgicos abiertos del área.

Actualmente se aplican técnicas más novedosas pero muy costosas como colocación de células madre, injertos de cartílago y la implantación de condrocitos.

Prevención de lesiones del cartílago de la rodilla

Las lesiones del cartílago de la rodilla son altamente frecuentes en la población en general. Sin embargo, es básicamente imposible determinar o predecir desde edades tempranas si una persona sana va a presentarlas en el futuro.

La primera medida preventiva es mantener un peso adecuado, ya que el sobrepeso y la obesidad se encuentran íntimamente relacionadas con el desarrollo de lesiones de cartílago de la rodilla.

Mantener un buen estado de hidratación, realizar deportes con regularidad previo calentamiento y evitar posturas viciosas pueden prevenir el desarrollo de lesiones.

Los deportistas son una población afectada por esta enfermedad, por lo que se recomienda el asesoramiento de entrenadores expertos para su prevención.

El consumo de té verde ha demostrado tener un efecto protector para el cartílago. Así mismo existen suplementos que ayudan a regenerar el cartílago de la rodilla como el acido hialutonico, la glucosamina y el condroitin sulfato.

¿Molestia en el cartílago de la rodilla? Descubre que podría estar pasando
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.