e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Cáncer y tumores / Mioma subseroso: síntomas, diagnostico y tratamiento

Mioma subseroso: síntomas, diagnostico y tratamiento

El mioma subseroso es una tumoración uterina, que representa uno de los tumores pélvicos benignos más frecuentes en las mujeres. Usualmente son asíntomaticos, por lo que se recalca la importancia de acudir a chequeos rutinarios con el ginecólogo a todas las mujeres en edad fértil. Actualmente se cuenta con gran cantidad de opciones para su tratamiento, que incluyen tanto manejo farmacológico y quirúrgico.

¿Qué es un mioma subseroso?

Un mioma subseroso es un tumor formado por fibras musculares y colágenas del útero. Este se localiza en la parte más externa del útero, proyectándose hacia la pelvis.

Los miomas son la causa más común de tumores pélvicos sólidos en las mujeres, y 20 a 40% de las mujeres en edad reproductiva lo presentan.  Tambien se les llama por otros nombres como leiomiomas, fibromiomas o leiofibromiomas

¿Por qué se producen un mioma subseroso?

El mioma subseroso se forma por un crecimiento anormal de las células musculares lisas y los  elementos fibrosos  que forman el útero. No existe una causa concreta que produzca los miomas uterinos. Se cree que existen ciertas mutaciones genéticas que predisponen a algunas mujeres a presentar miomas.

Los miomas se encuentran muy asociados a exposición de estrógenos y progesterona en la sangre. De hecho son muy raros durante la pubertad, y se presentan con más frecuencia durante los años reproductivos, con regresión después de la menopausia.

¿Cuántos tipos de miomas hay?

Los miomas se clasifican a grandes rasgos por el lugar del útero donde se localizan.

El útero es un órgano que se encuentra en la cavidad uterina. La pared del útero está formada por tres capas de células. La más externa es la serosa o perimetrio que está compuesta por el peritoneo y tejidos de sostén. La capa intermedia es el miometrio, está formada por fibras musculares lisas entrelazadas. La capa interna es el endometrio, es una capa mucosa que contiene células especiales que se descaman con cada ciclo menstrual.

Los miomas pueden crecer en cualquier posición dentro del miometrio. Se clasifican en:

Miomas intramurales

se encuentra limitado a la pared muscular o miometrio. Es la localización más frecuente. Usualmente son múltiples y de formas raras que modifican la anatomía del útero.

Miomas subserosos

son aquellos que crecen muy cercanos a la capa serosa, crecen expandiéndose hacia la cavidad pélvica.

Miomas submucosos

son aquellos que crecen muy cercanos a la capa mucosa y crecen expandiéndose hacia la cavidad uterina. Los miomas submucosos pueden ocasionar atrofia y erosión de la mucosa endometrial, dando produciendo sangrado uterino anormal.

Mioma pedunculado

se origina por efecto de la tensión muscular del útero, que intenta expulsar al tumor. Resulta un tumor separado de la pared uterina por un pequeño puente de tejido.

¿Mioma subseroso es peligroso?

Existen muchos factores de riesgo para presentar un mioma subseroso u otro tipo de miomas.

  • Edad y paridad: El riesgo de presentar un mioma subseroso incrementa con la aparición de la menstruación en edades tempranas. En las mujeres postmenopáusicas el riesgo disminuye 70 a 90%. El riesgo disminuye a medida que se tienen más embarazos.
  • Etnia: Son más comunes en mujeres de raza negra
  • Uso de anticonceptivos orales: las mujeres que consumen anticonceptivos orales tienen ligeramente disminuido el riesgo de presentar un mioma subseroso.
  • Peso: La obesidad por estimulo hormonal incrementa el riesgo de miomatosis.
  • Dieta: las carnes rojas y el jamón incrementan la incidencia de miomas subserosos.
  • Historia familiar: Las mujeres cuyas madres o hijas tienen miomas subserosos duplican el riesgo de presentarlos.

Síntomas de mioma subseroso

Usualmente un mioma subseroso suele ser asintomático en más del 50% de las mujeres.

El sangrado uterino anormal se caracteriza por presentar sangrados menstruales abundantes y que duran muchos días, es más común que se presenten en los miomas submucosos que en el mioma subseroso. Cuando la mujer alcanza la menopausia, aparece atrofia del endometrio y cesa el sangrado uterino.

En el mioma subseroso la manifestación clínica característica son los síntomas de tumoración pélvica. El tamaño del útero con un mioma subseroso puede alcanzar grandes tamaños y semejar al de una mujer embarazada, por lo que incluso puede ser descrito a través de la palpación abdominal.

A medida que el útero aumenta de tamaño aparecen los síntomas compresivos como sensación de presión en el vientre, y compresión al tracto urinario y a rectosigmoides. Los síntomas asociados al tracto urinario incluyen orinar con frecuencia, sensación de orinar y no poder. En algunos casos puede producir obstrucción de las vías urinarias y complicarse con hidronefrosis (retención de líquido en los riñones). La presión de rectosigmoides produce constipación y tenesmo rectal, lo que quiere decir que evacua, y mantiene la sensación de que debe seguir evacuando, pero no puede.

El dolor no es un síntoma frecuente en el mioma subseroso pero puede acentuar los síntomas menstruales (dismenorrea) produciendo menstruaciones con mucho sangrado y dolor.

La infertilidad se presenta en un 5 a 10% de los casos de mioma subseroso debido a que deforman la anatomía del útero haciendo difícil la implantación para lograr un embarazo.

Diagnóstico de mioma subseroso

El diagnostico de mioma subseroso se realiza cuando en las consultas de chequeos ginecológicos se palpa el útero aumentado de tamaño. En condiciones normales no debe palparse el útero ya que se encuentra dentro de la pelvis. El útero al encontrarse más grande de lo normal, puede moverse, y palparse bordes irregulares. Otra manera frecuente de diagnosticarlo es a través de un ecograma pélvico que se solicite por rutina en la consulta ginecológica.

Mioma subseroso tratamiento natural y médico

Los miomas subserosos que no producen síntomas se manejan con vigilancia. Sin embargo, el tratamiento depende del tamaño del mioma, la edad de la paciente y su deseo de lograr un embarazo.

El tratamiento debe ser individualizado tomando en cuenta las características del mioma de cada paciente y su deseo de someterse a cirugía.

El tratamiento farmacológico dispone de una amplia gama de opciones para disminuir el tamaño del mioma y mejorar los síntomas. Los mas utilizados son los agonistas de la GnRH, son los únicos medicamentos aprobados por la Food and Drug Administration (FDA), para la disminución del volumen de los miomas, usados pre-quirúrgicamente, sin embargo presentan muchos efectos secundarios.

El tratamiento quirúrgico es el definitivo, en este se toma en cuenta la edad ya que en pacientes cercanas a presentar menopausia la conducta suele ser expectante. Existen varias técnicas, en el caso del mioma subseroso se prefiere la técnica abierta, para explorar la cavidad pélvica, aunque también puede realizarse mediante abordaje laparoscópico.

mioma subseroso

Te recomendamos que también leas nuestro artículo sobre el útero polimiomatoso para complementar información.

A través de eCurae no podemos diagnosticar, solo suministramos información a nuestros usuarios. No podemos reemplazar la relación existente entre el usuario de eCurae y su médico o farmacéutico, pero estamos siempre encantados de ayudaros con cualquier consulta que tengáis.

Mioma subseroso: síntomas, diagnostico y tratamiento
3 (60%) 2 votes

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.