e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Lunares que pican: ¿debes preocuparte?

Lunares que pican: ¿debes preocuparte?

Los lunares que pican son una causa frecuente de consulta dermatológica.

Todos tenemos esas manchas oscuras, distribuidas en nuestra piel, como marcas propias y únicas, que se han desarrollado desde muy pequeños.

Los lunares, son conocidos como nevos melanocíticos en la práctica médica. Se forman a partir de los melanocitos, que son unas células que nos acompañan desde el nacimiento, y son las encargadas de dar la coloración de la piel.

Ante la exposición solar, estos melanocitos pueden modificarse y dar lugar a los tumores benignos llamados nevos melanocíticos, o lunares.

La forma de estos es muy variable pueden lucir como una mancha, ser planos, elevados, pequeños, grandes. Incluso su coloración puede variar, de clara, negruzca o parda a azulada.

En general, los lunares no deben producir ninguna sensación ni modificar su aspecto. Cualquier modificación en el aspecto, o sensación producida por un lunar debe ser evaluada.

¿Por qué acudir al médico si tengo lunares que pican?

Los lunares son formaciones o tumores benignos que se crean a partir de unas células llamadas melanocitos. De ahí su nombre técnico: nevo melanocítico.

En condiciones normales los melanocitos se encuentran bien separados uno del otro. Ante ciertos factores, como predisposición genética, y exposición al sol sin bloqueador solar, los melanocitos se unen uso a otros y proliferan en ese sitio, dando las diferentes características de un lunar.

Las características que deben ser evaluadas por los profesionales de salud en un lunar se identifican con una nemotecnia, el ABCD de los lunares:

  • A: Se debe observar la Asimetría de los lunares que pican. Si se imagina el lunar como dos mitades iguales, ¿existe una parte que haya modificado su forma? Entre mas asímetria se levantan sospechas de que algo puede estar ocurriendo.
  • B: Los bordes del lunar son de suma importancia, y una de las características que podemos vigilar desde casa. Cambios en este, o lunares que pican con bordes irregulares deben ser estudiados.
  • C: el Color de un lunar habitualmente es uniforme, y no presenta modificaciones. Si un lunar se nota más oscuro o más claro en un lado que otro, es sospechoso.
  • D: Este punto se refiere al diámetro de un lunar. Se considera que los lunares con diámetros mayores a 5 milímetros deben ser estudiados, sin embargo, lunares pequeños que estén aumentando de tamaño rápidamente, también son motivo de sospecha.
  • E: la Evolución, el aspecto del lunar, aunque no sea raro, está cambiando.

lunares que pican

Estas características en los lunares que pican levantan sospechas sobre si algo puede estar ocurriendo.

Estas características pueden indicar que las células que componen el lunar están mutando, y puede ser un signo precoz de un MELANOMA

Lunares que pican y el Melanoma

El motivo por el cual es importante realizar el seguimiento de un lunar que está cambiando es por el riesgo de que se transforme en un melanoma.

Los lunares que pican, junto con otras características como sangrado, descamación, sensación de tener un bulto bajo el lunar y los cambios en el ABCDE, ameritan exámenes para determinar si las células que forman el lunar están cambiando.

El melanoma es un tipo de cáncer de piel, que nace de los melanocitos. Usualmente, debido a que los melanocitos producen el pigmento de la piel, son lesiones oscuras, pero en algunos casos pueden ser lesiones del mismo color de la piel, color café con leche, o incluso blancas.

El melanoma se presenta con mayor frecuencia en personas de raza blanca con exposición solar prolongada, sin uso de filtro solar, y es una enfermedad silente, por lo que es muy importante estar atentos ante cambios tan simples como tener lunares que pican.

¿Qué estudios se realiza a los lunares que pican?

Los dermatólogos cuentan con una serie de herramientas para identificar si alguna lesión en la piel tiene características especiales, que orienten a un diagnostico especifico.

En el caso de los lunares que pican, el protocolo se basa en los siguientes estudios:

  • Dermatoscopia: también conocía como microscopía de epiluminiscencia, en la cual se utiliza un instrumento que emite una luz y amplifica la imagen del lunar, permitiendo ver cosas que el ojo común no ve. Este estudio debe ser realizado por profesionales experimentados en el área de la dermatología. Cuando se encuentran hallazgos sospechosos de melanoma son necesarios los estudios histopatológicos de la lesión para confirmar el diagnóstico.
  • Microscopia focal con láser: es similar a la prueba anterior, pero utiliza otros tipos de luz para la visualización de las lesiones. Es más sensible que la dermatoscopia para el diagnóstico.
  • Biopsia: La biopsia puede realizarse a través del estudio del tejido removido a través de un procedimiento quirúrgico, o a través de raspado o punción de los lunares que pican. Posteriormente el tejido es estudiado bajo un microscopio para determinar si existen características de malignidad.

¿Cómo se deben tratar los lunares que pican?

Los lunares que pican ameritan atención médica inmediata de un médico especialista en dermatología.

La mayoría de los lunares son benignos y no requieren ningún tipo de tratamiento. En algunos casos, la comezón puede estar asociada a otros procesos de la piel, y no al lunar específicamente.

En todos los casos, el dermatólogo determinara a través de la dermatoscopia si existen características anormales en sus células, de manera que sea necesario tomar una biopsia para estudiarlo.

Si en la dermatoscopia no se observan cambios en la estructura normal de un lunar, el tratamiento consiste en la vigilancia del mismo.

Los lunares que pican o que presentan cambios en su aspecto o coloración deben ser evaluados al menos cada 6 meses.

El médico especialista determinará el intervalo en el que su lunar debe ser evaluado.

Además, es necesario el uso de bloqueador solar al menos 3 veces al día, en especial si se encuentra expuesto al sol constantemente. El uso de ropas que cubran amplia superficie de la piel, sombreros y sombrillas también son beneficiosos a la hora de prevenir el melanoma, y forman parte del tratamiento de los lunares que pican

Lunares que pican: ¿debes preocuparte?
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.