e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Hernia inguinal: recuperación y corrección quirúrgica

Hernia inguinal: recuperación y corrección quirúrgica

La hernia inguinal es una de las hernias más frecuentes junto con la umbilical. Se trata de la salida de las vísceras de la cavidad abdominal a través del conducto inguinal, debido a debilidad en la pared abdominal. Los síntomas más frecuentes son el aumento de volumen y el dolor, en especial con actividades físicas que producen aumento de la presión abdominal. Si quieres saber cómo es la hernia inguinal y su recuperación, continúa leyendo!

La corrección de una hernia inguinal se realiza a través de una operación llamada hernioplastia inguinal. Idealmente, se debe realizar como  un procedimiento quirúrgico electivo para tener una buena valoración preoperatoria y así evitar riesgos y complicaciones derivadas de la cirugía.

¿Que es una hernia inguinal?

Una hernia está definida como la salida de contenido abdominal a través de un punto débil de la pared abdominal. En algunos casos, esta debilidad puede estar presente desde el nacimiento, o puede ser producida por las actividades cotidianas, que involucren aumento de la presión abdominal como levantar peso.

La región de la ingle, es un área que conecta la cavidad abdominal con la pelvis y los miembros inferiores. Cuenta con un conducto anatómicamente complejo, es el conducto inguinal, se encuentra formado por los varios músculos y ligamentos de la pared abdominal.

Debilidades en la pared abdominal, compuesta por los músculos que intervienen en este conducto, darán lugar a la formación de una hernia inguinal, es decir, salida del contenido abdominal a través del conducto inguinal.

Esta salida de contenido de aprecia como un bulto en la región de la ingle, que en algunas ocasiones puede complicarse, ocasionando dolor e incluso, poniendo en riesgo la vida de quienes lo presentan.

hernia inguinal cirugía

Síntomas de hernia inguinal

La hernia inguinal puede presentarse inicialmente sin síntomas, incluso puede ser solo percibida a la palpación de manos expertas. A medida que la salida del contenido abdominal es mayor, inician los síntomas.

El aumento de volumen de la región inguinales es característico. El bulto aumenta con maniobras que aumentan la presión abdominal, como estar de pie, toser, o levantar peso.

Puede producir molestia o dolor leve en días ajetreados, en los que se ha estado mucho tiempo de pie. También levantar cosas, toser, estornudar o hacer actividades físicas.

Otro síntoma es la sensación de presión en la ingle, o como un área débil

Las molestias pueden aparecer al evacuar, orinar o tener relaciones sexuales, en especial en los hombres.

¿Como saber si tengo hernia inguinal?

El diagnóstico de la hernia inguinal cuando no presenta síntomas se realiza frecuentemente en exámenes de admisión para campos laborales, en los cuales se realiza esta exploración. El medico encargado realizara una examen físico en el cual palpara la región inguinal en búsqueda del anillo inguinal, para detectar la salida de contenido abdominal (hernia inguinal).

En los casos sintomáticos, cuando el paciente presenta una crisis de dolor, se debe realizar el diagnóstico y además, detectar si existen o no complicaciones.

Las hernias inguinales al aumentar de tamaño, pueden reducirse con la palpación, es decir, introducir nuevamente el contenido de la hernia dentro de la cavidad, esto se conoce como hernia reductible.

Si el contenido herniario se desliza y queda atrapado, se denomina hernia encarcelada, y amerita tratamiento en la sala de emergencia.

Por último, cuando la hernia queda fuertemente atrapado y existe compromiso de los vasos sanguíneos se llama hernia estrangulada, y representa una urgencia quirúrgica, poniendo en riesgo la vida del paciente.

Por este motivo, cuando existe dolor, se solicita una serie de estudios como

  • Hemograma con recuento de leucocitos para evaluar la posibilidad de un proceso infeccioso en las hernias estranguladas.
  • Examen de orina: detectar si el dolor abdominal está siendo producido por otra causa que no sea la hernia.
  • Estudios de imágenes: ecograma y tomografía axial computarizada muestran imágenes precisas sobre el compromiso de las vísceras que se encuentran en la hernia inguinal

Tratamiento de hernia inguinal dolorosa

En el caso de una hernia inguinal dolorosa, con riesgo de encontrarse encarcelada o estrangulada, en el servicio de emergencia se indicará:

  • Reposo gástrico, con hidratación parenteral.
  • Elevación de los miembros superiores sobre el nivel del cuerpo para disminuir la presión abdominal.
  • Analgesia en base a antiinflamatorios no esteroideos, una vez determinado que la causa del dolor abdominal sea la hernia inguinal, y descartadas complicaciones que ameriten cirugía de emergencia.
  • Compresas frías en el área inguinal.
  • Se puede realizar maniobras de reducción manual de la hernia inguinal para evitar complicaciones.

En todos los casos, el tratamiento definitivo será la corrección quirúrgica de la hernia, bien sea de emergencia, si lo amerita el caso, o diferida como un procedimiento quirúrgico electivo.

Hernia inguinal corrección con hernioplastia

La corrección de la hernia inguinal se realiza a través de la operación llamada hernioplastia inguinal. La operación de la hernia inguinal se puede realizar abierta, a través de una incisión cercana a la región inguinal, o por vía laparoscópica, a través de pequeñas incisiones, utilizando un equipo de laparoscopia.

hernia inguinal recuperación

Se realizara una evaluación preoperatoria en la cual se investigaran antecedentes médicos como enfermedades, medicamentos que consume, desde hace cuanto tiempo presenta la hernia inguinal.

Se solicitaran exámenes de sangre y la evaluación cardiovascular, respiratoria, y por el personal de anestesia,  para evaluar si está apto para ser sometido al procedimiento quirúrgico y elegir la mejor opción para usted.

El procedimiento quirúrgico consiste en entrar al área donde se ubica la hernia, devolverla a la cavidad abdominal y colocar una malla u otros dispositivos especiales, para evitar que vuelva a salir por el orificio.

Recuperación de cirugía de hernia inguinal

La recuperación de la cirugía de la hernia inguinal dependerá en gran parte de la actitud que adopte usted como paciente. Se debe cumplir al pie de la letra las prescripciones médicas, y reincorporarse a sus actividades cotidianas lenta y cuidadosamente.

Algunas recomendaciones para la recuperación de la cirugía de la hernia inguinal son:

  • Utilizar compresas frías en el área para disminuir el dolor y la inflamación. Se puede realizar 3 a 4 veces al día durante 20 minutos.
  • Uso de ropa interior con soporte adecuado para los hombres.
  • Limpieza de la herida con soluciones antisépticas y agua destilada.
  • Tomar los medicamentos prescritos.
  • Alimentación rica en fibra y abundantes líquidos para prevenir la constipación.
  • Iniciar la deambulación lentamente.
  • No levantar objetos pesados.
Hernia inguinal: recuperación y corrección quirúrgica
4 (80%) 1 vote

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.