e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Hernia de hiato: tipos, síntomas, diagnóstico y cura

Hernia de hiato: tipos, síntomas, diagnóstico y cura

La hernia de hiato representa una enfermedad gastrointestinal frecuente. Se acompaña usualmente de incompetencia del esfínter esofágico inferior produciendo enfermedad por reflujo gastroesofágico y dando lugar a una serie de síntomas como la pirosis y dispepsia.

El diagnostico se fundamenta en estudios de imágenes poco invasivos, sin embargo es necesaria la realización de una endoscopia superior con toma de biopsia de los tejidos gástrico y esofágico para el control de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

El tratamiento consiste en las modificaciones del estilo de vida asociados a fármacos que inhiben la secreción acida estomacal. Sin embargo, los casos complicados ameritan intervención quirúrgica para reducir el contenido herniario.

¿Qué es el hiato?

El hiato es un orificio que se abre a través del diafragma para dar paso al esófago en su trayecto desde la cavidad torácica hacia la cavidad abdominal.

El diafragma es una cúpula que separa el abdomen del tórax. Está formada por tejido muscular y fibroso.

¿Qué es una hernia de hiato?

Se denomina hernia del hiato a la salida del contenido abdominal a través del hiato esofágico del diafragma hacia la cavidad abdominal.

Se considera una condición anatómica adquirida, que está producida por debilidad muscular del diafragma, aunque se desconoce los motivos por los cuales esto sucede.

Al producirse la herniación de una porción del estómago, se altera la dinámica digestiva, produciendo que el contenido gástrico retorne hacia el esófago, irritándolo, y generando síntomas de reflujo gastroesofágico.

Se presenta con mayor frecuencia en individuos entre 40 a 60 años con índice de masa corporal elevados.

Tipos de hernia de hiato

La hernia del hiato se clasifica dependiendo del contenido de la misma en IV tipos

  1. La capa muscular empieza a debilitarse. Se llama hernia por deslizamiento, y contiene la unión  gastroesofágica y el cardias. Son las más frecuentes, representan en 80% de todas las hernias de hiato.
  2. El defecto es mayor, se encuentra el fundus gástrico en el mediastino (tórax).
  3. El contenido herniario consiste en la unión gastroesofágica, cardias y fundus gástrico moviéndose libremente por el mediastino
  4. En este tipo, se encuentran otros órganos abdominales distintos al estómago, y se forman cuando el defecto es demasiado grande.

¿Por qué se aparecen las hernias de hiato?

Inicialmente existe una condición anatómica que predispone a la formación de la hernia del hiato: la debilidad del musculo diafragmático. El musculo se debilita por causas no muy claras, de manera que el orificio que atraviesa el esófago para alcanzar el estómago se encuentra más amplio de lo habitual, facilitando la entrada de órganos abdominales hacia el tórax.

Esta herniación se ve favorecida debido a que la presión torácica negativa produce que los órganos migren hacia la cavidad torácica por gradiente de menor a mayor presión.

Al permanecer parte del estómago en la cavidad torácica, altera la dinámica digestiva, favoreciendo el reflujo gastroesofágico.

En condiciones normales, el esófago forma junto con el cardias un esfínter con una mecánica que no permite el retorno de contenido gástrico hacia el esófago. Cuando esta mecánica se ve alterada, el contacto del contenido gástrico, que es muy acido, irrita la mucosa esofágica produciendo la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico asociada a hernia del hiato se ve altamente relacionada con metaplasia de células epiteliales esofágicas y esófago de Barret.

¿Cuáles son los síntomas de hernia de hiato?

Los síntomas asociados a la hernia del hiato son los mismos que se presentan en la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Los síntomas pueden pasar desapercibidos, ya que la persona los presenta constantemente y convive con ellos. La pirosis es el término adjudicado a la sensación quemante del tracto del esófago. Se refleja un dolor que va desde la boca del estómago, subiendo hacia el tórax hasta llegar a la garganta. Se acompaña de sabor amargo en la boca y sensación de regurgitación. En ocasiones, puede incluso regurgitar pequeñas partículas de alimento. Presenta malestar gastrointestinal, eructos, náuseas y vómitos.

hernia de hiato

Se acompaña de dificultad o dolor para tragar. La erosión de la  mucosa esofágica severa produce hemorragia digestiva superior, manifestando vómitos con sangre o evacuaciones negras fétidas llamadas melena, que contienen sangre digerida.

Los síntomas extradigestivos asociados pertenecen a la esfera respiratoria. La contigüidad del esófago con la vía aérea la hace susceptible a presentar síntomas durante una enfermedad por reflujo gastroesofágico no controlada. El contenido gástrico pasa en pequeñas cantidades a la vía aérea produciendo los síntomas. Los pacientes suelen presentar tos seca persistente, expectoración, ronquera y puede desencadenar crisis de asma bronquial. Incluso, presentan neumonías a repetición por broncoaspiración y dificultad respiratoria por compresión.

Hernia de Hiato eructos

La Hernia de hiato, sí como la Gastritis o la Úlcera duodenal puede llegar a provocar eructos con un mal aliento poco usual, debido al reflujo, especialmente tras las comidas.

Complicaciones de la hernia de hiato

La hernia del hiato puede llegar más allá de producir malestar gastrointestinal, complicándose y haciendo necesaria una intervención quirúrgica para su resolución inmediata. Las complicaciones más frecuentes son la hernia hiatal incarcelada en la cual hay compromiso del tejido gástrico debido a la compresión que ejerce el hiato sobre él mismo, pacientes que presentan hernia del hiato mixta (tipo III) y presentan síntomas de compresión como dolor torácico de fuerte intensidad, continuo que no se relaciona con la alimentación, pacientes que presentan anemia ferropénica severa debido a erosiones o ulceraciones en la hernia del hiato, vólvulo intestinal debido a la rotación que ejerce el intestino (hernia del hiato tipo IV) al entrar en tórax, perforación de la mucosa gástrica, y esófago de Barret complicado.

Diagnóstico de hernia de hiato

La sospecha diagnostica se realiza en base al antecedente de síntomas gastrointestinales y respiratorios de más de 3 meses de evolución, asociado a una alimentación y hábitos detonantes. Para su diagnóstico el apoyo en estudios paraclínicos es de suma importancia resaltando:

  • Rayos X de tórax: en hernia del hiato tipo III y IV se puede evidenciar una masa mediastínica.
  • Tomografía axial computarizada de tórax: ofrece (en especial bajo la modalidad de reconstrucción) detalles anatómicos de la estructura de la hernia del hiato y de las posibles complicaciones.
  • Estudio baritado esofagogastrico: Rayos X con contraste donde se evidencia el vaciamiento gástrico y el contenido retrogrado hacia la cavidad torácica del mismo.
  • Endoscopia superior: se visualiza la mucosa esofágica y gástrica para determinar el grado de afectación de la mucosa. Se realiza la toma de biopsia de los tejidos durante este procedimiento.

Tratamiento de hernia del hiato: cura posible

El tratamiento de la hernia del hiato tipo I y II está dirigido al control de las manifestaciones clínicas que produce y evitar las complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Hernia de hiato dieta

Las medidas dietéticas consisten en evitar los alimentos que desencadenan el dolor.  Se debe evitar el consumo de bebidas gaseosas, tés, café, cigarrillo, alimentos procesados, frituras y grasas. La cantidad de los alimentos se prefieren pequeñas porciones a lo largo del día.

Hernia de hiato hábitos

En cuanto a los hábitos, se debe dormir con la cabeza sobreelevada, unos 30 grados de la superficie del colchón, y no haber comido al menos 2 horas previas. Limitar el consumo de antiinflamatorios no esteroideos.

Hernia de hiato tratamientos médicos

El tratamiento farmacológico de la hernia del hiato consiste en medicamentos que modulan la secreción acida estomacal como la ranitidina o el omeprazol; protección de la mucosa gástrica con sucralfato,  suplementos vitamínicos en caso de existir anemia secundaria a sangrados.

El tratamiento quirúrgico de la hernia del hiato se reserva para los casos complicados. Existe una técnica quirúrgica abierta, en la cual se realiza un abordaje a través del abdomen y se reduce la hernia del hiato esofágico, pero esta cuenta con más complicaciones y evolución lenta, por lo cual se prefiere el uso de la técnica endoscópica.

A través de eCurae no podemos diagnosticar, solo suministramos información a nuestros usuarios. No podemos reemplazar la relación existente entre el usuario de eCurae y su médico o farmacéutico, pero estamos siempre encantados de ayudaros con cualquier consulta que tengáis.

Hernia de hiato: tipos, síntomas, diagnóstico y cura
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.