e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Enfermedades durante el embarazo / Hematíes bajos en el embarazo: ¿Es normal o no?

Hematíes bajos en el embarazo: ¿Es normal o no?

Los hematíes bajos en el embarazo es una condición que prácticamente todas las mujeres llegan a presentarlo durante su gestación.

Los hematíes son las células sanguíneas que están encargadas de llevar el oxígeno a las células de todo el organismo, y de transportar el CO2 de las mismas, hasta ser desechado a nivel pulmonar.

Durante el embarazo, la madre pasa por una serie de modificaciones naturales, para adaptar su organismo a la nueva demanda que ejerce el bebé.

Las modificaciones cardiovasculares son unas de las más llamativas, ya que son las responsables de muchos de los síntomas, y a su vez, complicaciones del embarazo.

Entre las modificaciones cardiovasculares y también nutricionales, que contribuyen a tener hematíes bajos en el embarazo tenemos el aumento del volumen sanguíneo y el aumento de consumo de hierro.

Esto produce una anemia, en el primer caso anemia dilucional, que es fisiológica, y en el segundo caso, carencial, que es patológica.

Las mujeres con hemoglobinopatías, talasemia o anemia drepanocítica pueden presentar hematíes bajos durante el embarazo.

El tratamiento de cada afección dependerá de su causa, severidad y edad gestacional. En la mayoría de los casos suelen ser suficientes recomendaciones nutricionales y suplementos dietéticos para corregirlo.

En el siguiente artículo desglosaré las causas de hematíes bajos en el embarazo, como prevenirlo y el tratamiento adecuado para cada caso.

Cambios en el sistema cardiovascular de la mujer embarazada

La mujer embarazada se enfrenta a una serie de cambios fisiológicos que comprometen todos sus órganos y sistemas, para brindar un ambiente apto para el bebé y así mismo, prepararse para el momento de parto y postparto

Las modificaciones del sistema cardiovascular incluyen el aumento del volumen sanguíneo, en pro de garantizar la circulación suficiente para la madre, el bebé, y la placenta.

El volumen sanguíneo se calcula a 60 ml por kg de peso corporal, lo cual en una mujer adulta puede variar de 4 a 5 litros. Durante el embarazo, el volumen sanguíneo puede aumentar hasta un 50%.

Como respuesta al aumento del volumen sanguíneo, la resistencia vascular periférica disminuye, así como la presión arterial y aumenta el esfuerzo del corazón para bombear la sangre, lo que se conoce como gasto cardiaco.

La frecuencia cardiaca también suele aumentar alrededor de 15 latidos adicionales a los que usualmente manejaba.

Por otra parte, debido a que las demandas de hierro aumentan, lo cual produce hematíes bajos durante el embarazo.

Causas de hematíes bajos en el embarazo

Las causas de hematíes bajos en el embarazo pueden ser fisiológicas, patológicas, o una mezcla de ambas que funcionan potenciándose, y aumentan la severidad de la anemia.

La anemia de tipo fisiológica durante el embarazo comprende la de tipo dilucional y la carencial, ya que estarán presentes en todas las mujeres embarazadas, y son consecuencia de las modificaciones naturales que ocurren durante este periodo.

Por otro lado, tenemos las patológicas, que no se encuentran presentes en condiciones normales, y existe algún factor que las está produciendo. A continuación, les hablaré sobre cada una de ellas:

Anemia dilucional

Como mencioné anteriormente, durante el embarazo, se modifica el sistema cardiovascular para cubrir las demandas del bebé y la placenta, así como también las maternas.

Esto se traduce en un aumento del volumen sanguíneo total que garantizará no solo un adecuado riesgo sanguíneo durante la gestación, si no adecuados niveles de volemia para soportar el trabajo de parto, y para proporcionar lactancia materna exclusiva posteriormente.

El aumento del volumen sanguíneo, con un leve incremento del número de hematíes, produce lo que se llama anemia dilucional.

Imaginemos que tenemos un vaso con canicas dentro y agua. El agua se encuentra rebasando las canicas, pero si vertemos más agua, parecerá que disminuye el número de canicas.

Algo similar ocurre en la anemia dilucional, resultando en hematíes bajos durante el embarazo.

Anemia carencial

Durante el embarazo aumentan las demandas de hierro por parte de la placenta y el feto. En condiciones normales, debido a las perdidas hemáticas menstruales, la mujer tiene una demanda de hierro de unos 15 mg al dia.

En el embarazo, estos requerimientos se duplican, siendo necesario consumir de manera adicional a la dieta 30 mg de hierro, para mantener niveles optimos y evitar los hematíes bajos en el embarazo por déficit de hierro.

Alteraciones hematológicas congénitas

Las madres que tienen de manera congénita alteraciones en la forma de los hematíes denominada hemoglobinopatías, corren mayor riesgo de sufrir de hematíes bajos en el embarazo.

Estas mujeres en condiciones normales tienen suficientes hematíes, pero estos no son funcionales, por lo que tienen menor tiempo de vida y se produce anemia con mayor facilidad, ante las modificaciones fisiológicas del embarazo.

Hemorragias en el embarazo

Aunque la hemorragia en si es un factor mucho más preocupante que los hematíes bajos en el embarazo, esto es importante tenerlo en consideración en pacientes que ya pasaron por dicho evento, y siguen llevando su embarazo en curso.

En especial se presentan en la primera mitad del embarazo, como parte de una amenaza de aborto o embarazo amenazado, y es importante vigilas que no existan hematíes bajos en el embarazo posterior a esto.

Infecciones severas – Sepsis

Las infecciones severas, dependiendo del germen que la cause, puede producir hematíes bajos en el embarazo. La mujer embarazada esta predispuesta a presentar cuadros infecciosos por gérmenes productores de una toxina llamada hemolisina, como es el caso del estafilococo y de la Escherichia coli.

Infecciones severas, como la sepsis, con frecuencia se acompañan de anemia y alteraciones del estado general.

Al igual que las hemorragias durante el embarazo, esta causa por si misma representa un mayor riesgo que el hecho de cursar con anemia.

Tratamiento de anemia en el embarazo

El tratamiento de los hematíes bajos en el embarazo dependerá de su severidad. En líneas generales, se considera la anemia severa cuando sus cifras se encuentran menores a 6 gr/dl; moderada de 7 a 9 gr/ dl y leve de 10 en adelante.

Para las formas leves es importante mantener el aporte de hierro, ácido fólico y vitamina B12, además de una alimentación adecuada, de manera que se optimicen estos valores.

En la forma moderada y severa, se utilizan infusiones endovenosas de hierro y complejos vitamínicos, para optimizar las cifras, hasta alcanzar valores de leve, siempre que no exista una enfermedad de base que la esté produciendo.

Cuando estamos ante anemias severas, se considera el uso de hemoderivados, en especial cuando hay repercusión del estado hemodinámico de la paciente.

¿Cómo prevenir los hematíes bajos durante el embarazo?

Como toda enfermedad, lo ideal es la prevención. Esto lo podemos lograr con un adecuado control prenatal, y el consumo de los polivitamínicos indicados.

Actualmente se comercializan polivitamínicos para la mujer gestante que contienen las dosis adecuadas. Los suplementos de hierro deben ser consumidos alejados de las comidas.

Para la prevención de hematíes bajos durante el embarazo es necesario cumplir los siguientes requerimientos al día:

  • Hierro 30 mg al día
  • Vitamina b12 400 UI/ día
  • Ácido fólico 400 mcg al día

La alimentación además juega un papel fundamental, ya que la absorción del hierro de los suplementos está muy limitada, y se realiza mejor a través de los alimentos.

Los alimentos ricos en hierro son las hojas verdes crudas, las carnes rojas, vísceras, pescado, frutos rojos, frutos secos.

Estos pueden ser incorporados a la dieta para garantizar aportes de vitaminas y hierro.

Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Pediatra-Puericultora Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.