e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Diccionario médico / Febrícula en adultos: causas y tratamiento para curar la febrícula

Febrícula en adultos: causas y tratamiento para curar la febrícula

La febrícula en adultos es un proceso en el cual fallan los mecanismos reguladores de la temperatura corporal. La temperatura corporal en el humano está regulada por el hipotálamo, un pequeño órgano ubicado en el cráneo, sensible a muchos factores, con el fin de mantener la temperatura corporal óptima, para el mejor funcionamiento del organismo.

La febrícula en adultos se denomina como una temperatura oral que está por encima de 37,5º C, pero menor de 38º C durante un período de 24 horas. Su causa obedece a múltiples procesos, inflamatorios, infecciosos, neoplásicos que pueden estar involucrados.

A continuación, les explicaré un poco sobre la regulación de la temperatura corporal y sus alteraciones.

Regulación de la temperatura corporal

La temperatura corporal en los humanos es de carácter variable. El sexo, la actividad física, la temperatura externa, procesos infecciosos pueden modificar la temperatura corporal. Sin embargo, el ser humado se considera “homeotermo” ya que mantiene de forma constante en condiciones fisiológicas, un rango de temperatura que varía entre los 36,5º C y 37,5ºC.

Para mantener constante esa temperatura, existen múltiples mecanismos controlados por el hipotálamo, que es el encargado de regular la temperatura.  El hipotálamo es un pequeño órgano que está  ubicado profundamente en el cráneo.

El hipotálamo regula la temperatura corporal dependiendo de los factores mencionados previamente a través de varios mecanismos como lo son la circulación, el sudor, temblor, piloerección, aumento o disminución del metabolismo basal.

Otro factor que influye en la regulación de la temperatura corporal son unas sustancias llamadas pirógenos. Estos son producidos por microorganismos (pirógenos exógenos), o por el mismo organismo ante reacciones inflamatorias (pirógenos endógenos).

Medición de temperatura corporal

La medición de temperatura corporal se realiza en la actualidad a través de diversos mecanismos. El método más común es a través de la medición con el termómetro de mercurio. Existen otros dispositivos digitales que censan la temperatura corporal por distintas vías.  Las vías de toma de temperatura con el termómetro de mercurio son la oral, la rectal y la axilar. Cuentan con variaciones dependiendo del lugar donde se tome la temperatura para considerarse dentro de límites normales. La temperatura axilar es de 0.3C más baja que la bucal y la temperatura rectal 0.5ºC más alta que la axilar.

¿Qué es febrícula en adultos?

Se conoce como febrícula en adultos a elevaciones de temperatura corporal que rebasan los límites normales, sin considerarse fiebre.

En muchas ocasiones la febrícula puede estar producida por alteraciones de la regulación debido a condiciones externas como ejercicio intenso, o temperaturas cálidas extremas, en las que el organismo falla para regular la temperatura corporal.

La febrícula en adultos se denomina como una temperatura oral que está por encima de 37,5º C, pero menor de 38º C durante un período de 24 horas.

Fiebre, febrícula e hiperpirexia.

La fiebre consiste en una elevación de la temperatura corporal por encima de los 38ºC y por debajo de los 41ºC, que además se acompaña de síntomas como taquicardia, hipo o hipertensión, escalofrío, respiración rápida, entre otros. La fiebre suele encontrarse en procesos inflamatorios e infecciosos iniciales, como alerta al organismo para desencadenar la respuesta inflamatoria y combatir el proceso infeccioso. También puede parecer en procesos neoplásicos, psiquiátricos, por medicamentos, enfermedades autoinmunes, etc.

La hiperpirexia, es un aumento de la temperatura corporal muy elevado, superando los 41ºC representando las máximas temperaturas toleradas por el organismo humano en sus funciones basales.  Se acompaña igualmente de manifestaciones clínicas asociadas a la esfera vascular, respiratoria, gastrointestinal y neurológica. Usualmente la hiperpirexia está causada por procesos infecciosos severos con alta carga viral o bacteriana, o microorganismos muy infecciosos, a los cuales el organismo no ha sido capaz de controlar.

La febrícula en adultos es, elevaciones discretas de los límites normales de la temperatura corporal, sin considerarse fiebre, y con escasa sintomatología asociada, pudiendo incluso, pasar desapercibida.

febricula en adultos

Síntomas asociados a febrícula

La febrícula en adultos, por ser una alteración en los mecanismos reguladores de temperatura, se acompaña de síntomas que forman parte de la maquinaria para contrarrestar este aumento de temperatura.

La febrícula en adultos puede producir debilidad por hipo o hipertensión, rubicundez en la piel, escalofríos, dolor muscular y extremidades frías.

Causas de febrícula en adultos

Las causas de febrícula en adultos son muy variables, y parecidas a las causas de la fiebre. En los niños es más frecuente la presentación de febrícula debido a que su sistema de termorregulación aún no se encuentra maduro.

La febrícula en adultos puede estar causada por:

  • Posterior a la colocación de vacunas.
  • Procesos inflamatorios en las encías y dientes en niños y adultos.
  • Inflamaciones y lesiones en la piel como golpes, raspones, abscesos.
  • Colitis y otras inflamaciones del aparato gastrointestinal.
  • Enfermedades autoinmunes como el lupus o la artritis reumatoide.
  • Procesos infecciosos, los más frecuentes son respiratorios y urinarios que pasan desapercibidos. Pueden ser virales, bacterianos, parasitarios o por hongos.
  • Cáncer ya que desencadena respuesta inflamatoria sistémica.
  • Algunos medicamentos.
  • Ejercicio físico intenso.
  • Exposición a temperaturas muy calientes.
  • Quemaduras por sol.

Tratamiento de febrícula en adultos

La febrícula en adultos no amerita tratamiento a menos que genere mucho malestar o síntomas asociados. Suele incluso pasar desapercibida y ser detectada en la consulta médica cuando se acude por otra causa, que posiblemente esté produciendo la febrícula.

El tratamiento básico consiste en reposo, estar recostado en un área fresca, con una temperatura ambiente que oscile entre los 32 a 34ºC, y mantenerse bien hidratado.

Las medidas farmacológicas consisten en administrar antipiréticos vía oral que perteneces al grupo de los antiinflamatorios no esteroideos, como el paracetamol, ibuprofeno o diclofenac. De no haber mejoría con esta vía, se preferirá la vía intramuscular o endovenosa, para administración de dipirona u otros antiinflamatorios no esteroideos.

En el caso de sintomatología asociada a colapso vascular, lo cual es sumamente infrecuente, puede ameritar el uso de soluciones cristaloides endovenosas, como el suero fisiológico, antieméticos y medios físicos con compresas tibias para mejorar la temperatura corporal.

A través de eCurae no podemos diagnosticar, solo suministramos información a nuestros usuarios. No podemos reemplazar la relación existente entre el usuario de eCurae y su médico o farmacéutico, pero estamos siempre encantados de ayudaros con cualquier consulta que tengáis.

 

Febrícula en adultos: causas y tratamiento para curar la febrícula
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.