e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Faringitis crónica: causas, tipos y tratamiento

Faringitis crónica: causas, tipos y tratamiento

La faringitis crónica es una enfermedad que se caracteriza por presentar irritación de la faringe que se hace permanente en el tiempo. Su causa se encuentra en factores irritativos de la mucosa faríngea como el tabaco, el alcohol o ciertos alimentos.

Es frecuente que las personas que utilizan su voz con frecuencia y en altos tonos, así como expuestas a ciertos químicos y sustancias irritantes, presenten faringitis  crónica.

Los síntomas que la acompañan consisten en dificultad para tragar, dolor y carraspera, suelen mejorar al estar lejos del factor irritante que la produce.

Su causa no guarda correlación con infecciones de la garganta, sin embargo, en algunos casos puede ser necesario el uso de antibióticos debido a infecciones en lugares cercanos a ella.

El tratamiento radica principalmente en eliminar el factor irritante y algunas modificaciones en el estilo de vida, como modular el habla y la dieta.

¿Qué es la faringitis crónica?

La faringitis crónica es una irritación de la faringe que se hace permanente, y que sus causas obedecen a factores irritativos de la mucosa que recubre a la faringe.

Según su aspecto y síntomas se puede clasificar en 3 formas:

  • Simple: La faringe se encuentra enrojecida en su parte posterior, no hay secreción ni cambios en la mucosa. Clínicamente se siente molestia al tragar, carraspera y tos irritativa
  • Hipertrófica: Existen modificaciones a nivel de la mucosa de la faringe, encontrándose lesiones granulosas, que corresponden a zonas de crecimiento de tejido linfoide. Según su ubicación puede subclasificarse como granulosa cuando se limita a la parte posterior y como cordonal o lateral cuando se ubica en los pilares palatinos. Los síntomas son iguales a los que se encuentran en la simple, pero se presentan en mayor intensidad.
  • Seca: Se evidencia la pared posterior de la faringe seca y puede acompañarse de un poco de secreción clara. Los síntomas mejoran en ambientes húmedos y cálidos como la playa, y empeoran en el frío y climas secos. Este tipo es frecuente en ancianos, y genera tos irritativa como síntoma principal.

¿Qué puedo sentir si tengo faringitis crónica?

Se considera faringitis crónica una vez que ha sido descartado un proceso infeccioso de tipo bacteriano, viral o fúngico (hongo).

La faringitis crónica dura más de 3 semanas sin mejoría a pesar de tratamiento. Además, nunca produce fiebre ni dificultad para hablar o respirar.

Usted puede sentir que tiene un objeto atravesado en la garganta, lo cual se llama sensación de cuerpo extraño. Esto puede generar ligeras molestias para tragar.

La necesidad de aclarar la garganta antes de hablar se hace constante ya que se acompaña de una sensación de sequedad que genera picor.

Incluso, se puede generar un dolor de tipo pinchazo en la garganta o en las zonas cercanas como boca, cuello, nariz y oídos.

La tos es un síntoma frecuente en la faringitis crónica, en especial nocturna, y cuando se encuentran en ambientes secos y cálidos.

Por último la faringitis crónica, puede generar carraspera y mucosidad, dependiendo del tipo de irritación que se produce.

¿Qué produce la faringitis crónica?

La faringitis crónica se asocia a la exposición a factores irritativos de la mucosa faríngea que pueden obedecer a diferentes orígenes:

  • Ambiente: La contaminación atmosférica o polución y el polvo es una causa de faringitis crónica. La exposición a lugares muy fríos, o encontrarse permanentemente en aire acondicionado.
  • Tóxicos: Es la causa más frecuente de faringitis crónica, representada por el alcohol y el tabaco. Se aprecia con frecuencia en adultos que consumen con frecuencia estas sustancias. Otras sustancias en especial de exposición laboral son el polvo de cemento, cal, metales, herbicidas y otras sustancias químicas como cloro y desinfectantes.
  • Obstrucción nasal y respiración bucal: La obstrucción nasal por sinusitis crónica, desviación del tabique nasal, apnea del sueño y adenoides favorecen la respiración bucal y secan la mucosa, irritándola.
  • Reflujo gastroesofágico: La enfermedad por reflujo gastroesofágico se caracteriza por un esfínter esofágico incompetente, lo que produce que los ácidos gástricos asciendan a través del esófago, alcanzando incluso la faringe.
  • Enfermedades sistémicas: La diabetes, la hiperuricemia, las dislipidemias y la hipocalcemia producen modificaciones a nivel de los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas que general cambios en el epitelio que recubre la faringe. Las enfermedades autoinmunes también pueden generar cuadros de faringitis crónicas. Existen enfermedades raras como el síndrome de Sjögren y el síndrome de Plumier-Vinson que se acompañan de faringitis crónica.
  • Medicamentosas: Existen algunos medicamentos y procedimientos médicos que producen sequedad de la mucosa y por lo tanto conllevan a faringitis crónica, en especial cuando son consumidos por un largo periodo de tiempo. Entre ellos se encuentran los anticolinérgicos, algunos antihipertensivos y psicotrópicos. La extracción quirúrgica de las amígdalas puede producir sequedad de la mucosa, al igual que la radioterapia en los pacientes oncológicos.

¿Cómo se cura la faringitis crónica?

Para curar la faringitis crónica es necesario seguir unas recomendaciones básicas para atenuar los factores que desencadenan la inflamación produciendo irritación en la garganta.

El cigarrillo y el alcohol deben ser eliminados. Igualmente se deben identificar otros factores desencadenantes de la irritación a los que se esté expuesto en la casa o en el trabajo como humo, metales, químicos, cemento, entre otros.

La dieta es muy importante para evitar inflamaciones. Se debe mantener un buen estado de hidratación, en especial si se hace uso de la voz constantemente y con alto tono.

El consumo de sal, alimentos procesados y picantes debe ser limitado. Igualmente se deben evitar alimentos ásperos como huesos, espinas, galletas en trozos grandes, etc.

Como tratamiento local, se debe mejorar los síntomas con el uso de tópicos bucofaríngeos consistentes en antiséptico y lidocaína alivia mucho los síntomas de la faringitis crónica. En algunos casos es necesario el consumo de analgésicos-antiinflamatorios y de antibiótico por encontrarse sobreinfectados. De igual manera, es necesario el tratamiento de las infecciones de los senos paranasales, o amígdalas en caso de ser necesario.

Además de las medidas generales y locales, dependiendo de la causa que esté produciendo la faringitis crónica es necesario terapéuticas adicionales, como en el caso del reflujo gastroesofágico.

Las personas que desarrollan síntomas secundarios al reflujo gastroesofágico necesitan controlar en primer lugar su enfermedad. La primera línea de tratamiento consiste en medicamentos que modulen la cantidad de ácido secretado por las células gástricas llamados inhibidores de bomba de protones como el omeprazol. Además se debe acompañar de una dieta estricta para el mismo fin.

 

 

 

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia, especializada en Pediatría-Puericultora. Me encanta escribir y aconsejar sobre salud. Será un placer atender a cualquier consulta que tengáis a través de la página de contacto para pacientes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.