e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Huesos, articulaciones y músculos / Esternocleidomastoideo Inflamado: ¿Qué lo produce?

Esternocleidomastoideo Inflamado: ¿Qué lo produce?

El músculo esternocleidomastoideo inflamado es una manifestación clínica que se presenta con frecuencia debido al uso y carga que soporta este gran músculo.

Anatómicamente se encuentra ubicado en la cara lateral del cuello, se origina desde el cráneo, detrás de la oreja en la apófisis mastoidea, y desciende en la cara lateral del cuello,  para insertarse en el esternón y la clavícula.

Es el encargado de los movimientos de rotación, inclinación, flexión y extensión del cuello y cabeza, por lo que al encontrarse el esternocleidomastoideo inflamado, se tornaran difíciles y dolorosos a la movilización.

Como función adicional se trata de un musculo accesorio en la respiración, en especial en situaciones en las que se requiere de mayor esfuerzo, como en procesos infecciosos respiratorios, cuando se corre, salta o se está siendo sometido a esfuerzos físicos.

Debido a su ubicación y función, el esternocleidomastoideo inflamado se puede presentar con mucha frecuencia.

En el siguiente articulo te enseñamos que produce estas molestias y como mejorarlas.

¿Que produce el esternocleidomastoideo inflamado?

La causa de un esternocleidomastoideo inflamado es en la mayoría de los casos benigna y puede incluso resolverse de manera espontánea.

Debido a su participación en los movimientos básicos del cuello y de la cabeza, se ve afectado con mucha frecuencia, ya que al realizar los movimientos de flexión, inclinación y rotación con frecuencia o de manera brusca, puede existir micro lesiones en las fibras musculares que forman el musculo, generando una respuesta inflamatoria local.

De igual manera, mantener una posición en la que las fibras musculares no se encuentren relajadas, como por ejemplo la cabeza muy flexionada por almohadas altas al dormir, generan entumecimiento y un esternocleidomastoideo inflamado.

En los deportistas que realizan deportes de contacto, extremos y gimnasia, es frecuente este tipo de lesiones, en especial cuando no se realizan ejercicios de estiramiento adecuados previo a las prácticas deportivas.

En lesiones severas, se produce un esguince de los ligamentos del musculo y puede ser necesaria la reparación quirúrgica del mismo.

Una causa menos frecuente, es el síndrome de latigazo, en el cual además de lesionarse las estructuras y músculos paravertebrales, aparece el esternocleidomastoideo inflamado.

Por último, existen procesos infecciosos del tejido muscular, llamado piomisitis, que se acompañan de dolor e inflamación.

¿Cómo saber si tengo el esternocleidomastoideo inflamado?

Es importante diferenciar un esternocleidomastoideo inflamado, de una lesión de otra estructura del cuello.

Aunque anatómicamente es un espacio reducido, a través del cuello pasan importantes estructuras vasculares, nerviosas, linfáticas y órganos, que pueden producir dolor y aumento de volumen debido a otras causas.

Cuando tenemos el esternocleidomastoideo inflamado puede sentirse una masa en la cara lateral del cuello, en sentido diagonal desde la oreja hasta el esternón. Puede no estar inflamado en su totalidad, sino solo  una porción.

Se siente una masa regular, firme, dolorosa, y limita los movimientos de la cabeza y el cuello.

Cuando las lesiones son graves puede aparecer cambio de coloración y movimientos involuntarios de algunos segmentos del músculo. Se produce dolor de cabeza y de oído como  reflejo del mismo.

En ocasiones se inflaman ganglios del cuello, y puede haber inflamación de la misma área, pero se sentirá el aumento de volumen definido a los ganglios, de forma ovoide, firme, pequeño tamaño, dolorosos.

Traumatismos en el área pueden producir aumento de volumen, dolor y limitación de los movimientos si estar el esternocleidomastoideo inflamado.

Tumores o nódulos de estructuras cercanas, producen inflamación pero esta no llega a cubrir el territorio del esternocleidomastoideo, y tiene una consistencia variable.

Por este motivo, ante toda inflamación del cuello, se hace necesaria la valoración por parte del personal sanitario, para confirmar o descartar diferentes causas.

¿Cómo puedo mejorar los síntomas?

El esternocleidomastoideo inflamado por causas mecánicas responde al tratamiento médico convencional y reposo.

El tratamiento para el esternocleidomastoideo inflamado consiste en antiinflamatorios no esteroideos vía oral como el ibuprofeno o diclofenac, y a relajantes musculares como el tiocolchicósido.

El tratamiento tiene 1 semana de duración y evoluciona satisfactoriamente en la mayoría de los casos. Es necesario guardar reposo y evitar cargar peso sobre la cabeza, los movimientos bruscos del cuello y no se debe forzar la movilidad del mismo.

Es recomendable el uso de compresas frías protegiendo la piel, durante 20 minutos, varias veces al día, para mejorar el dolor e inflamación del área.

Los geles de aplicación tópica mentolados y con antiinflamatorios son de utilidad para la mejoría de los síntomas.

Algunos casos en los que las lesiones han persistido por mucho tiempo sin tratamiento médico, o ha ocurrido desgarros musculares, es necesaria la terapia de rehabilitación o fisioterapia para mejorar los síntomas.

Los procesos infecciosos que comprometen el esternocleidomastoideo inflamado ameritan el uso de antibioticoterapia endovenosa y hospitalización.

Ejercicios y masajes para rehabilitarse en casa

Si tenemos el esternocleidomastoideo inflamado será necesario reposo e incluso en muchos casos inmovilización parcial durante el cumplimiento del tratamiento. Esto particularmente en los casos en los que se asocia a traumatismo raquimedular por accidentes de tránsito.

Posterior a esto, es necesario fisioterapia de rehabilitación, la cual debe ser complementada con ejercicios y prácticas en casa para evitar nuevas lesiones y terminar la curación del músculo.

Son prácticas recomendadas después de presentar el esternocleidomastoideo inflamado:

  • Dormir boca arriba, con una toalla que mantenga el cuello en una posición de descanso, o con almohadas ortopédicas.
  • Evitar movimientos bruscos al mirar a los lados.
  • Mantener la cabeza en una posición estable, con postura adecuada, evitando tensiones.
  • Realizar masajes locales indicados por el fisioterapeuta.
  • Ejercicios de elongación y fortalecimiento del musculo.

Los ejercicios para mejorar el esternocleidomastoideo inflamado recomendados son:

  • En posición erguida, y mirando hacia adelante, se relaja y deja caer los hombros, y se gira la cabeza lateralmente y hacia arriba. Se mantiene esta postura por 60 segundos, se procede a volver a la posición inicial por el mismo tiempo, y repetir del lado contrario. Se debe evitar subir los hombros mientras se realiza el movimiento.
  • Partiendo de la posición inicial, se gira la cabeza lateralmente, al extremo que no pueda girarla más. El movimiento debe ser lento y firme, sin forzar el alcance del mismo. Debe evitar tocar el hombro con la barbilla, manteniendo hombros abajo y cabeza erguida.
  • Realizar movimientos de flexión extrema de la cabeza sobre el cuello y mantenerlo durante 60 segundos, lo mismo en extensión extrema.

En el siguiente vínculo les dejo una serie de automasajes para el esternocleidomastoideo que puedes realizar en casa.

Esternocleidomastoideo Inflamado: ¿Qué lo produce?
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Pediatra-Puericultora Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.