e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Sistema digestivo / Estenosis pilórica en bebés

Estenosis pilórica en bebés

La estenosis pilórica en bebés ocurre por el crecimiento anormal de la porción terminal del estomago, el píloro, produciendo una obstrucción progresiva del paso de los alimentos del estomago al duodeno.

Clinicamente se presenta en los bebes de 2 meses en adelante, quienes presentan vómitos posterior a la alimentación. Estos progresan a medida que progresa la obstrucción, volviéndose incontrolables.

En estados avanzados puede cursar con desnutrición, deshidratación y alteraciones electrolíticas y acido-base.

La corrección de la estenosis pilórica en bebes es siempre quirúrgica.

¿Qué es la estenosis pilórica en bebés?

La estenosis pilórica en bebés, es una enfermedad que se presenta posterior al nacimiento, y se caracteriza por el crecimiento acelerado de la porción del píloro, que conecta el estómago con el duodeno. Se conoce como estenosis pilórica hipertrófica.

Es una enfermedad relativamente frecuente, presentándose en 2 de cada 1000 nacidos vivos. Se presenta con más frecuencia en varones, prematuros y primogénito.

Los síntomas son de aparición progresiva, e inician alrededor de los 2 meses de vida.

Factores de riesgo para estenosis pilórica en bebés

La causa directa de la estenosis pilórica en bebés no ha sido determinada, sin embargo se ha relacionado a algunos factores como:

  • Administración del antibiótico eritromicina en las primeras 2 semanas de vida: aumenta el riesgo 8 veces de presentarlo, y 2 veces cuando el consumo fue por parte de la madre en periodo de lactancia.
  • Herencia materna: hijos de madres que sufrieron de estenosis pilórica, padecen 10 veces más riesgo de presentarla.
  • Madre fumadora: duplica el riesgo
  • Sexo masculino.
  • Primogénito.
  • Alimentación con fórmulas lácteas.
  • Exposición a pesticidas.

¿Por qué se produce?

Su alteración anatómica inicial es limitada al píloro, el cual se encuentra más grueso de lo que debería, produciendo un canal pilórico más grueso, largo y estrecho en su interior.

Esta alteración inicial produce a nivel del estómago una resistencia del paso de los alimentos entre el estómago y duodeno, por lo cual es mismo se dilata, aumentando su capacidad, y necesitando más actividad, en forma de aumento de movimientos peristálticos para vencer esta resistencia y llevar a cabo una adecuada digestión.

Los movimientos acelerados del estómago, no van acorde con la relajación del píloro, lo que implica ejercer más fuerza para vencer esta resistencia, y trabajo sobre el músculo del píloro, que produce que este crezca, iniciando con la estenosis pilórica.

Otra teoría que se plantea es el aumento de la secreción de una hormona producida por el estómago; La gastrina.

El aumento en la secreción de gastrina se acompaña de aumento de la producción de jugos gástricos y un vaciamiento lento, aumentando la presión que se ejerce sobre el píloro.

Por otra parte, a nivel del tejido muscular del píloro se ha encontrado que no cuenta con las mismas terminaciones nerviosas que en los bebés normales, y se asocia a disminución de la producción de óxido nítrico, lo que genera alteraciones en la relajación del píloro, aumentando su tamaño y produciendo obstrucción.

Aunque existen muchas teorías, no se ha definido una causa concreta ni un factor de riesgo que se relacione exclusivamente con la estenosis pilórica en bebés.

¿Cuándo se sospecha la estenosis pilórica en bebés?

La estenosis pilórica en bebés se sospecha en aquellos lactantes menores de 6 meses, con antecedentes como los descritos en los factores de riesgo: primogénito, varón, pretérmino, madre fumadora, etc, que presenta como síntoma cardinal los vómitos.

Los vómitos ocurren posterior a la alimentación y son de contenido de alimentos. Estos no influyen en el crecimiento y desarrollo del bebé, por lo que este tendrá un peso y una talla acorde a su edad.

A pesar de los vómitos, el bebé llora de hambre, se torna irritable, lo que lleva a la madre a seguir alimentándolo y continúa con los vómitos.

Cuando la obstrucción es mayor, los vómitos son abundantes e incontrolables, produciendo deshidratación y alteraciones electrolíticas.

Cuando el diagnostico se hace tardío, se presenta hemorragia digestiva, desnutrición, coloración amarilla de la piel y mucosas, constipación y deshidratación.

El médico al sospechar en diagnóstico de estenosis pilórica en bebés realiza un examen físico minucioso en el cual se palpa en el abdomen una masa correspondiente al píloro, denominada “oliva pilórica”. Sin embargo, esto es muy difícil y es palpado por manos expertas y cirujanos pediatras.

Los movimientos peristálticos del estómago pueden incluso visualizarse en el abdomen posterior a la alimentación, lo cual junto con la palpación de la oliva pilórica y los vómitos explosivos son la tríada diagnostica característica.

¿Son necesarios estudios complementarios para el diagnóstico?

Aunque la sospecha del diagnóstico es 100% clínica, es necesario realizar estudios paraclínicos para la confirmación del diagnóstico entre los que destacan:

  • Ecografía abdominal: muestra un píloro engrosado con un conducto pilórico muy estrecho. Tiene alta sensibilidad y especificidad para realizar el diagnostico, lo cual lo hace un estudio muy confiable.
  • Rayos X de abdomen simple de pie con contraste: se da un contraste via oral, y se procede a realizar una rayos X, la cual muestra el retardo del vaciamiento gástrico y una luz del canal pilórica muy estrecha.
  • Exámenes de sangre: muestran alteraciones de los electrolitos, el equilibrio acido base y las bilirrubinas.

¿Cómo se cura la estenosis pilórica en bebés?

La cura de la estenosis pilórica en bebés es la cirugía.

No siempre es un acto quirúrgico de emergencia, y requiere que el paciente esté en condiciones clínicas estables, pasando a ser un procedimiento quirúrgico casi electivo, logrando la estabilización del paciente las primeras 48 a 72 horas posterior a la hospitalización.

En primer lugar se debe corregir el estado de hidratación y los desequilibrios acido base y electrolíticos que se presentan, además de omitir la dieta para la preparación pre operatorio.

Es necesaria la colocación de una sonda nasogástrica para descomprimir el contenido que se encuentra produciendo resistencia contra el píloro hasta el momento de la cirugia

Se debe garantizar un estado hemodinámico óptimo puesto que el procedimiento se realiza bajo anestesia general.

El procedimiento quirúrgico consiste en la técnica de pilorotomía de Fredet-Ramstedt, en la cual se realiza una insicion en el piloro que permite ampliar el conducto pilórico. Puede ser realizada por laparotomía, es decir, a través de una insicion que se realiza en la cavidad abdominal, o a través de laparoscopia.

La cirugía laparoscópica es preferida debido a menor invasión y disminución de sangrados y complicaciones periperatorias. Esta se realiza a través de pequeñas insiciones y se entra a la cavidad abdominal con un equipo de laparoscopia, que cuenta con cámaras e instrumentos para llevar a cabo el procedimiento.

La recuperación es muy rápida, iniciando la alimentación en las primeras 6 horas de postoperatorio y egresando al dia siguiente si las condiciones clínicas lo permiten.

La estenosis pilórica en bebés es de muy buen pronostico cuando se somete al tratamiento médico a tiempo.

 

Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia, especializada en Pediatría-Puericultora. Me encanta escribir y aconsejar sobre salud. Será un placer atender a cualquier consulta que tengáis a través de la página de contacto para pacientes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.