e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Causas y síntomas de transaminasas elevadas ¡Identifica problemas en tu Hígado!

Causas y síntomas de transaminasas elevadas ¡Identifica problemas en tu Hígado!

Las transaminasas son enzimas encargadas de transferir partículas de unas moléculas a otras. Se encuentran localizadas mayormente en hígado, por lo cual son consideradas marcadores de la función hepática. Sin embargo, también puede encontrarse en el corazón, pulmón, páncreas, cerebro, musculo, y otros tejidos.

Luego de cumplir sus funciones, es vertida en el torrente sanguíneo. A  partir de una muestra sencilla de sangre se realizan las determinaciones séricas de las transaminasas.

La transaminasas elevadas por si mismas no producen síntomas, pero la causa que produce su elevación se acompaña de signos y síntomas característicos, muy importantes para la hora de realizar un diagnóstico.

¡Continúa leyendo para conocer más sobre las transaminasas elevadas!

¿Que son las transaminasas?

Las transaminasas, también conocidas como aminotransferasas, son enzimas que producen la transferencia de sustancias llamadas aminos, de un producto a otro. Usualmente transfieren aminoácidos, y depende de cual sea el que transfiere, la enzima adquiere su nombre.

El hígado es un órgano encargado de producir muchas funciones, entre ellas el metabolismo de proteínas. Este se realiza a partir de estas enzimas, las transaminasas, las más reconocidas son la alanina aminotransferasa (ALT), o glutamato-piruvato transaminasa (GPT), la cual es exclusiva del hígado. Y la aspartato aminotransferasa (AST), o Glutamato-oxalacetato transaminasa (GOT), se encuentra presente en el hígado, en el corazón, en los músculos, los riñones, el cerebro, el pulmón, etc.

Las transaminasas, luego de cumplir su función en el hígado, son vertidas en el torrente sanguíneo, por lo cual pueden ser detectadas por pruebas sencillas de laboratorio.

Suelen utilizarse junto con otros marcadores, como “pruebas de funcionalismo hepático” ya que ante lesiones agudas del hígado, estas son unas de las primeras en elevarse. Otros marcadores bioquímicos que indican funcionalismo hepático son la fosfatasa alcalina, la deshidrogenasa láctica, las bilirrubinas, los tiempos de coagulación, la albumina, etc.

La GTP, al ser básicamente exclusiva del hígado, se eleva de manera conjunta con la GOT cuando existe daño hepático. Sin embargo, la GOT puede encontrarse elevada en afectación a otros órganos, siendo incluso un marcador con alta sensibilidad para lesiones cardiacas, musculares y daño renal.

Los valores normales de ambas enzimas son variables dependiendo del laboratorio que los procese, pero en líneas generales, se deben encontrar por debajo de las 50 U/L.

¿Qué puede producir transaminasas elevadas?

Las transaminasas pueden elevarse de manera conjunta ante cualquier lesión del hígado, reciente o crónica, independientemente de la causa.

Los síntomas de transaminasas elevadas serán variables, dependiendo de la causa que este generando el daño del hígado.

Existen numerosas enfermedades del hígado que pueden cursar con transaminasas elevadas, las principales son:

  • Hepatitis virales.
  • Hígado graso.
  • Alcoholismo con cirrosis hepática.
  • Medicamentos o drogas hepatotóxicas.
  • Otros tipos de hepatitis: autoinmune, idiopática.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva.
  • Cáncer del hígado.
  • Enfermedades de depósito como la hemocromatosis.
  • Absceso hepático.
  • Infecciones graves (sepsis) con falla hepática.
  • Obstrucciones de la via biliar.
  • Enfermedades autoinmunes y endocrinológicas.

La causa de las transaminasas elevadas puede relacionarse con la magnitud de su elevación. Cuando los valores normales se encuentran por debajo de los 150 U/L son inespecíficos de enfermedad hepatica, y pueden deberse a repercusión hepatica de una enfermedad subyacente autoinmune, traumatismos, lesiones musculares, alteraciones de las vías biliares.

Cuando se elevan sobre los límites de los 200 U/L se debe realizar estudios inherentes a lesión hepática aguda.

GOT y GPT  superiores a 1000 U/L suelen ser causadas por cuadros de hepatitis virales o medicamentosas agudas.

sintomas transaminasas elevadas

Es de utilidad además del valor individual de las transaminasas, establecer una relación, lo cual ayuda a una aproximación diagnostica. La relación GOT/GPT es igual 0,8, a favor de la GPT. En la hepatitis alcohólica y viral, la GOT se eleva  más que la GPT.

En la cirrosis hepática los valores de ambas transaminasas son acordes, estableciendo relaciones GOT/GPT cercanas a 1.

Sin embargo, se puede tener enfermedades crónicas de hígado y no cursar con alteraciones de las transaminasas, por lo cual sus valores normales no descartan que exista lesión en el hígado.

Signos y síntomas de transaminasas elevadas

Es importante reconocer que las transaminasas elevadas por si mismas no producirán síntomas. Los síntomas son consecuencia de enfermedades que afectan al hígado, produciendo una serie de signos clínicos y síntomas que deben ser identificados a fin de alcanzar un diagnostico certero y un tratamiento precoz.

  • Pérdida de peso: La pérdida de peso sin explicación aparente, o disminución de la masa muscular, es un signo de alarma, ya que sugiere enfermedad maligna o degenerativa como la cirrosis hepática.
  • Palmas rojas: las palmas enrojecidas son consideradas un signo de enfermedad hepática crónica y se debe a alteraciones en el flujo sanguíneo debido a hipertensión portal.
  • Arañas vasculares: La aparición de vasos sanguíneos en forma de arañas en la piel del tórax es sugestivo de enfermedad hepática crónica.
  • Ictericia: Se denomina ictericia a la coloración amarilla de piel y mucosas. Esto se produce por acumulo de pigmentos biliares (bilirrubina) debido a alteraciones en el funcionalismo del hígado. Puede presentarse tanto en infecciones virales recientes, o cuadros obstructivos de la vía biliar, así como en como en afecciones hepáticas crónicas.
  • Dolor abdominal: Dolor abdominal de moderada intensidad en la parte superior derecha del abdomen. Puede extenderse hasta la espalda, y tiene características variables, en especial cuando se trata de obstrucciones de la vía biliar. Puede sentirse una masa correspondiente al hígado agrandado.
  • Náuseas y vómitos: pueden encontrarse presentes en los cuadros infecciosos virales agudos.
  • Fiebre: orienta hacia procesos infecciosos que pueden afectar al hígado directa o indirectamente debido a su gravedad.

Si usted presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, acuda a su medico, ¡puede ser signo de una enfermedad de higado!

 

 

Causas y síntomas de transaminasas elevadas ¡Identifica problemas en tu Hígado!
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.