e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Dientes y boca / Brackets linguales: la técnica novedosa de ortodoncia

Brackets linguales: la técnica novedosa de ortodoncia

Los Brackets linguales son una técnica en el campo de la ortodoncia implementada desde finales de los años 70.

Esta técnica se ha ido perfeccionando hasta ser una de las más utilizadas en la actualidad debido a sus beneficios estéticos principalmente.

Cuando hablamos de brackets linguales nos  referimos a la colocación de la ortodoncia tradicional, en la cara del diente que tiene roce con la lengua, siendo llamada cara lingual, mientras que la técnica más antigua es la llamada vestibular, donde se ubica el equipo entre el diente y las mejillas.

¿Qué beneficios tienen los brackets linguales?

Se necesita estudio, práctica y capacitación adicional a la mayoría de los programas de estudio de educación superior de ortodoncia para lograr dominar esta técnica.

Sin embargo, llama mucho la atención a la población y tiene muchos beneficios como:

  • Se puede completar el tratamiento, luciendo como si no llevara ortodoncia externa, manteniendo sus actividades sociales sin limitaciones como tomarse fotografías y conocer gente nueva.
  • Es una técnica ideal para personas públicas y adultos que no quieren llevar ortodoncia vestibular.
  • Esta indicado en pacientes con alteraciones específicas de la mordida y afectación de la articulación temporomandibular.
  • Es el método ideal cuando existen alteraciones en las piezas dentarias como manchas, fracturas, enfermedad gingival, etc.
  • Esquemas de tratamiento más cortos que con el tratamiento habitual. Usted verá los resultados de manera directa y rápidamente.

Una de las limitantes que se presentan con frecuencia es el alto coste del tratamiento, sin embargo, esto no ha impedido que su popularidad continúe en ascenso.

¿En qué consiste la colocación de los brackets linguales?

La técnica de los brackets linguales es muy diferente a la que se aplica en los brackets vestibulares debido a que la cara lingual de los dientes es más estrecha, lo cual hace que las piezas de ortodoncia deban estar más cercanas, haciéndose necesaria ciertas condiciones especiales para llevar a cabo de manera efectiva la corrección necesaria.

El estudio anatómico a través del examen físico y de imágenes radiológicas de la dentadura es imprescindible previa colocación de brackets linguales.

En primer lugar, la pieza utilizada como bracket está diseñada específicamente para cada diente de cada paciente, lo que requiere tomar un molde de la dentadura antes de iniciar el tratamiento para el pedido y la elaboración de estas piezas customizadas.

De manera adicional, el arco que conecta todos los brackets linguales también debe ser elaborado de manera individual, ya que su forma dependerá de las modificaciones que necesite cada paciente según su problema de ortodoncia.

Una vez que se cuenta con todo el sistema adaptado para el paciente se procede a la instalación, similar a la de los brackets convencionales, toma aproximadamente 1 hora a 90 minutos, no produce dolor, no requiere anestesia, ni pinchazos, ni administración de medicamentos.

Una vez colocado el sistema de brackets linguales la persona puede incorporarse a sus actividades cotidianas cuidando los primeros días el consumo de ciertos alimentos que podrían debilitar la adherencia de las piezas.

¿Cuánto dura el tratamiento con brackets linguales?

Posteriormente, se pautaran citas mensuales para de control en las cuales se registrará el progreso del trabajo de ortodoncia que se está realizando sobre las piezas dentarias y realizar ajustes sobre el aparataje de ser necesario.

En líneas generales los brackets linguales corrigen de manera más rápida los problemas de ortodoncia, ameritando entre 12 a 18 meses para corregir problemas de mala posición de piezas dentarias y problemas en la mordida o maloclusión.

Al culminar el tratamiento es necesario el uso de retenedores para evitar que los dientes vuelvan a su posición natural.

Problemas que puede traerte usar brackets linguales

La mayoría de los pacientes refiere que los brackets linguales inicialmente representaron un problema para hablar con normalidad. Como todos sabemos, para la función de fonación participan en la cavidad bucal la lengua y los dientes, para emitir sonidos gracias al aire que espiramos.

Los brackets linguales se interponen formando una especie de barrera lo que puede producir dificultades para el habla.

No todo es malo, puesto que esto solo ocurre de 1 a 2 semanas, posteriormente las personas se adaptan y hablan de la manera acostumbrada.

Se producen laceraciones en el borde de la lengua por efecto mecánico. Para evitar esto existen barreras blandas en forma de pasta diseñadas para proteger las mucosas.

De no contar con una higiene adecuada, el uso de brakets linguales podría ser el inicio de la acumulación de sarro y placa bacteriana y dar lugar a la temida enfermedad periodontal, produciendo dolor, sangrado en las encías y mal aliento.

Alimentación en personas con brackets linguales

Partiendo del principio que los brackets linguales son piezas especialmente diseñadas para cada diente, y alambres con formas especificas según sea el caso, es de suma importancia mantener su estructura inicial y evitar la caída de los brackets y que se deforme el alambre.

La alimentación juega un papel fundamental en el mantenimiento de esta estructura, ya que alimentos muy azucarados, duros, o elásticos alteran la forma de la estructura.

No existen como tal limitantes cuando se trata de alimentación pero es sentido común evitar impactos fuertes sobre los dientes como el que se produce al masticar huesos, hielo, caramelos duros, vegetales crudos como la zanahoria, manzanas, palomitas de maíz, etc.

Los alimentos muy untuosos o gomosos pueden quedarse atascados en la estructura de los brackets linguales, como es el caso del chicle, turrones, chocolate, melcochas.

Recomendaciones higiénicas en pacientes con brackets linguales

La técnica de brackets linguales representa un desafío a la hora del higiene, ya que por su ubicación no podemos cerciorarnos a simple vista de que no se retienen restos alimenticios entre el engranaje.

El cepillado debe realizarse al despertar, antes de dormir y después de cada comida. No debe esperarse más de 15 minutos posteriores a cada comida.

De preferencia, se utilizará un cepillo de dientes eléctrico, ya que el movimiento que realiza disminuye el esfuerzo del cepillado garantizando la remoción de alimentos en los espacios interdentales. Basta con dejar que ejerza su efecto unos 30 segundos sobre la cara interna de cada diente para garantizar su limpieza.

El uso de crema dental es imprescindible, en una cantidad de una gota para el cepillado.

Se recomienda de manera adicional utilizar soluciones antisépticas comercializadas como enjuague bucal para prevenir de manera efectiva la placa bacteriana.

Ya conoces la técnica de los brackets linguales, ¿Qué te ha parecido? ¿Elegirías esta técnica sobre la convencional?

Brackets linguales: la técnica novedosa de ortodoncia
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Pediatra-Puericultora Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.