e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Artrósis cervical Cervicoartrosis: síntomas, causas y ejercicios

Artrósis cervical Cervicoartrosis: síntomas, causas y ejercicios

La cervicoartrosis es una enfermedad en la cual hay desgaste de los cartílagos que amortiguan el peso entre las vértebras cervicales. Las vértebras cervicales forman un conducto cervical que se continúa a lo largo de toda la columna para alojar la medula ósea.

La medula ósea en su porción proporciona raíces nerviosas sensitivas y motoras para la cara, cuello, tórax, brazos y manos, por lo que los síntomas se caracterizan por afectar estas áreas.

Los síntomas varían desde dolor en la región afectada, hasta dolor referido en sitios lejanos, calambres, adormecimiento, entumecimiento y contracturas musculares.

El diagnostico precoz es clave para su pronóstico, ya que el manejo en gran parte son las medidas educativas para prevenir el progreso de la enfermedad.

Anatomía de cuello y columna cervical

El cuello es un cilindro formado por tejido blando, muscular y óseo que conecta la cabeza con el tórax. A través de él transcurren estructuras orgánicas de suma importancia, como vasos sanguíneos de gran calibre, la tiroides, el esófago, la tráquea, y en el conducto vertebral, la medula espinal con sus raíces nerviosas y vasos sanguíneos.

La columna vertebral en su región cervical presenta una curvatura hacia adelante, o lordosis. Cuenta con 7 vértebras cervicales que se articulan entre sí con los discos intervertebrales, que son cartílagos diseñados para amortiguar las presiones. Entre una vértebra y otra, se abre paso la salida de las raíces nerviosas que darán sensibilidad y motilidad a los miembros superiores.

El atlas (C1) y el axis (C2) son la transición de los huesos del cráneo, hacia la columna, por lo que lucen muy diferentes al resto de las vértebras cervicales, tienen un agujero vertebral muy amplio y no tienen cartílago en su articulación.

Las otras cinco vértebras cervicales, (de C3 a C7) muestran las características generales de las vértebras. Un cuerpo cilíndrico, con un arco posterior compuesto por dos pedículos y dos láminas. Las láminas se juntan para formar una apófisis espinosa. A cada lado del arco se encuentra una apófisis transversa con un agujero, que permite el paso de las raíces nerviosas cervicales. Los cuerpos vertebrales son ligeramente más pequeños que los de otras vertebras.

¿Qué es la cervicoartrosis?

La cervicoartrosis o artrosis cervical es una enfermedad degenerativa, progresiva y crónica que afecta los cartílagos o discos intervertebrales, y las superficies articulares pequeñas que se encuentran en el arco posterior.

Es una enfermedad muy frecuente, ya que después de los 55 años de edad el 80% de la población lo padece.

El desgaste del disco intervertebral predomina en los espacios intervertebrales correspondientes a C5-C6-C7. Estos espacios reciben la mayor carga mecánica y móvil.

¿Qué causa la cervicoartrosis?

La cervicoartrosis está causada por desgaste de los cartílagos que articulan una vertebra con otra.

En su causa influyen factores hereditarios, metabólicos y traumáticos, que interactúan generando dicho desgaste, con reacción proliferativa del hueso e inflamación de la articulación.

En la mayoría de los casos su caso es idiopática, es decir no hay un factor desencadenante directo, pero en algunas ocasiones es secundario a una enfermedad de base como:

  • Metabólicas: Hemocromatosis, alcaptonuria, enfermedad de Wilson, Gaucher, Fabry, Rafsum.
  • Endocrinas: Acromegalia, hiperparatiroidismo, hipotiroidismo, diabetes mellitus
  • Enfermedades de depósito: pirofosfato cálcico, hidroxiapatita (gota).
  • Artritis: reumatoide, séptica, infecciosas, espondiloartropatias.
  • Sobreuso: actividades deportivas o laborales
  • Meniscopatía
  • Traumatismos
  • Enfermedad ósea: padget, osteonecrosis

Síntomas de la artrosis cervical

La cerviartrosis en algunos casos puede ser asintomática y se detecta como hallazgo casual en un estudio radiológico solicitado por otro motivo. Cuando presenta síntomas destacan los siguientes:

Dolor en las cervicales

Es el síntoma cardinal de la cervicoartrosis y el mas molesto para el paciente. Puede ser localizado, referido o irradiado.

El dolor localizado se presenta en la región de la columna cervical, empeora con los movimientos y mejora con el reposo, por lo que permite descansar en las noches. Se encuentra asociado a alteraciones de la postura.

Dolores en estructuras vecinas o que pertenecen a territorios sensitivos de las raíces nerviosas cervicales, se corresponden con un dolor referido. Este puede aparecer en la cabeza, la cara, el tórax, y los brazos.

La irradiación del dolor es producida por compresión de una raíz nerviosa. El dolor sigue un trayecto nervioso y se acompaña de calambre y adormecimiento. Se localiza en el brazo y mano.

Calambres en la cervical

Sensación de hormigueo, pinchazos o adormecimiento pueden presentarse depende del área de la lesión en lengua, cabeza y cara (C1-C2-C3) o en cuello, hombros y brazos (C5-C6-C7).

Debilidad en el cuerpo

Usted puede sentir que falta fuerza a sus brazos, que están flácidos y que tienen fasciculaciones (movimientos musculares involuntarios) debido a daño a las raíces nerviosas.

Es frecuente la pérdida de coordinación, caída frecuente de objetos, torpeza en los movimientos, cansancio rápido.

Molestias articulares

Existe la sensación de chasquido o crujido, y de arenilla en la articulación. Hay disminución del rango de movimiento, asociado a contracturas musculares.

Puede haber rigidez matutina que dura 30 minutos y va mejorando en el transcurso del día.

En casos severos puede acompañarse de sensación de inestabilidad de la articulación y deformidad.

Pruebas para diagnosticar la cervicoartrosis

El diagnostico está basado en el cuadro clínico, en la exploración física y la realización de estudios de laboratorio y de imágenes. El 80% de los mayores de 55 años presentan signos radiológicos de cervicoartrosis. El medico realizara un interrogatorio y examen físico general para descartar causas secundarias de cervicoartrosis. Algunos estudios de imagen solicitados son los siguientes:

  • Rayos X de columna cervical: se evidencia el desgaste del disco intervertebral con los espacios intervertebrales estrechos y el hueso muy próximo a él.
  • Tomografía axial computarizada: permite visualizar tanto las estructuras óseas de la columna como los tejidos blandos que la rodean, evaluando todas las estructuras anatómicas comprometidas..
  • Gammagrafía ósea: Se utiliza para descartar tumores o metástasis, fracturas, infecciones, y para evaluar la extensión de algunas enfermedades.
  • Resonancia magnética: mejor que la tomografía axial computarizada, ya que proporciona imágenes más precisas de todas las estructuras anatómicas de cuello y columna cervical.
  • Electromiografía de miembros superiores: es de utilidad para localizar las raíces nerviosas dañadas.

Además se solicita analítica sanguínea para descartar otras causas o enfermedades de base que puedan estar produciendo la cervicoartrosis.

Tratamiento de cervicoartrosis

El tratamiento va dirigido a disminuir dolor y mejorar la calidad de vida. Requiere de medidas físicas, medicamentos y en algunos casos, puede ameritar procedimientos quirúrgicos.

Ejercicios para la artrosis cervical

  • Postura: utilizar almohadas cómodas para dormir, de preferencia bajas que no fuercen el cuello. Evitar posturas donde permanezca el cuello flexionado por mucho tiempo y evitar levantar peso sobre el nivel de la cabeza.
  • Ejercicios: Tienen la finalidad de fortalecer los múscu­los del cuello. Se realizan movimientos lentos de extensión máxima (echar hacia atrás) y se debe realizar progresivamente. Se inician cuando haya desaparecido el dolor.
  • Reposo durante las crisis dolorosas. Evitar la movilización brusca del cuello.
  • Aplicación de compresas tibias varias veces al día en intervalos de 10 minutos
  • Utilización de collarín blando durante las crisis dolorosas severas. No debe durar más de 7 días debido a que debilita los músculos del cuello.
  • Fisioterapia: existe terapia de rehabilitación que será específica para cada lesión.

ejercicios cervicoartrosis

Medicamentos para la artrosis cervical

El manejo farmacológico es indicado por el médico que realiza la valoración inicial. Se basa en medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como naproxeno o diclofenaco, pero puede ameritar fármacos potentes como el tramadol. Finalmente, cuando existe lesión de las raíces nerviosas por compresión se asocia al tratamiento otro tipo de medicamentos como la prega­balina o la gabapentina para mejorar el dolor.

Cirugía para la cervicoartrisos

Los procedimientos quirúrgicos están indicados en los casos en los que el dolor no mejora con el tratamiento convencional, llegando a ser incapacitante, o, cuando ha producido lesión en las raíces nerviosas.

 

[Vídeo] Ejercicios para la Artrosis cervical – Tratamiento con ejercicios, automasajes y estiramientos

Con vídeos sobre ejercicios, automasajes, estiramientos y explicaciones sobre tratamientos, causas y síntomas de numerosas patologías y lesiones, este vídeo del canal de Fisioterapia-online te ayudará a mejorar tu condición.

 

El pronóstico de la cervicoartrosis es bueno. Su evolución suele ser lenta y progresiva. Sin embargo,  actualmente no existe un tratamiento para curar el daño degenerativo, pero el tratamiento mejora los síntomas y otorga calidad de vida, además de las medidas educativas para evitar el progreso de la enfermedad.

Artrósis cervical Cervicoartrosis: síntomas, causas y ejercicios
5 (100%) 1 vote

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.