e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Alergias e intolerancias / Alergia al Níquel: Síntomas, tratamiento y alimentación

Alergia al Níquel: Síntomas, tratamiento y alimentación

La alergia al níquel es una reacción alérgica que se produce al entrar en contacto la piel un metal llamado níquel.

Forma una erupción rojiza, con vesículas llenas de líquido, que posteriormente forman una costra y dejan una mancha oscura en la piel. Producen mucha comezón y molestia.

La alergia al níquel mejora al retirar el contacto con el objeto que produce la reacción, y suele desaparecer espontáneamente. Sin embargo, en algunos casos es necesario tratamiento médico farmacológico para su mejoría.

En la alergia al níquel, se produce manifestaciones alérgicas en la piel, posterior al contacto directo o cercano con el metal. Las reacciones alérgicas son fenómenos de hipersensibilidad ante elementos que el organismo considera como dañinos.

Esta reacción alérgica es una de las más frecuentes y relativamente inofensiva. Aproximadamente el 15% de la población mundial la presenta.

Se cree que el contacto precoz con este metal es el factor inicial que desencadena el evento alérgico, manifestándose posteriormente.

El níquel está presente en la mayoría de los metales que se encuentran en objetos cotidianos y material médico-quirúrgico, por lo que es muy importante reconocer e identificar estas alergias.

¿Quiénes presentan alergia al níquel?

Las mujeres son las que presentan alergia al níquel con más frecuencia, debido a que están en contacto con bisutería desde menor edad  y la utilizan constantemente.

También puede presentarse en hombres, en especial en aquellos que poseen perforaciones corporales con aretes de metales combinados, en los cuales se encuentra el níquel.

Trabajadores de industrias siderúrgicas, peluqueras, oficios del hogar, y personal que manipule herramientas y este  expuesto a altas temperaturas, están en riesgo de padecer alergia al níquel.

Antecedentes alérgicos personales o de familia cercana al níquel u otros metales, aumentan el riesgo de presentarla.

¿Cómo luce la alergia al níquel?

La alergia al níquel se manifiesta como una dermatitis de contacto en el lugar donde se realizó la exposición al metal. Los síntomas suelen aparecer y empeorar cuando se añade sudor y maceración ya que ayuda a desprender las partículas alérgicas del metal y entran en contacto con la piel, pudiendo extenderse a zonas amplias, o incluso a zonas lejanas en donde se mantuvo la exposición.

Inicialmente la lesión consiste en un área de bordes irregulares, enrojecida, sobre elevada, que produce mucha comezón.

Puede aparecer entre las 72 horas posterior al contacto con el metal y la semana.

Posteriormente, y si se mantiene el contacto con el metal por muchas horas, aparecen unas burbujas llenas de líquido amarillento, que al reventar, forman una costra.

Se puede sentir en este punto hinchazón, y calor proveniente del sitio de la alergia.

Los sitios en los que aparece con más frecuencia es en el lóbulo de la oreja, por el uso de aretes, en el abdomen por la hebilla de la correa, en el tórax, por los accesorios del brassiere en la mujer y cadenas, en las muñecas por el uso de pulseras o relojes, pero puede aparecer en zonas lejanas, o incluso producir reacciones alérgicas importantes cuando se trata de contacto con material médico como en el caso del odontológico.

Por último, el área afectada puede cambiar de coloración, tornándose marrón, descamada y es muy difícil de mejorar.

¿Dónde se encuentra el níquel?

La mayoría de los productos metálicos presentes en accesorios o vestimenta se componen de níquel, en aleación con otros metales.  De manera que podemos encontrar el níquel en ropa íntima como brassiere, en aretes, cadenas, pulseras, anillos de bisutería, relojes, hebillas de cinturón, cremalleras, botones, y anteojos.

Sin embargo, también podemos encontrarlo en otros elementos de uso cotidiano como celulares, computadoras, cigarrillos electrónicos, monedas, herramientas, utensilios de cocina y de limpieza del hogar, llaves, materiales médicos e implantes dentales.

La mayoría son objetos que pasa desapercibido su contacto debido a lo frecuente de su uso.

alergia al niquel

¿Qué pruebas pueden detectar la alergia al níquel?

La alergia al níquel se identifica clínicamente, debido al antecedente de exposición a un metal con posterior aparición de las lesiones características. Es frecuente que resuelvan espontáneamente al desaparecer el contacto con el metal, y reaparezcan al reestablecer el mismo.

Sin embargo, en algunos casos es necesario realizar una prueba para identificar específicamente que tipo de meta es el que está produciendo la alergia y es la llamada prueba del parche.

La prueba del parche consiste en aplicar la sustancia, en este caso el níquel, en un apósito y ponerlo en contacto con la piel, tapado con adhesivos, durante 48 horas. En este momento se retiran los apósitos y se aprecia la reacción con la piel. De no existir reacción alguna, se debe reevaluar las siguientes 48 horas, para asegurarse de si desencadenó o no reacción.

Existe alergia a otro tipo de metales, y puede producir una reacción cruzada con el níquel, presentando una alergia similar a la del níquel aun cuando el producto sea libre de él. En este caso, es ideal la prueba del parche.

¿Cómo se trata la alergia al níquel?

El tratamiento de la alergia al níquel consiste en evitar el contacto con productos que contengan el metal. Es de utilidad sustituir las prendas por otras fabricadas con plástico, titanio, acero inoxidable quirúrgico. También es de utilidad revestir en telas o con cinta adhesiva los botones o broches de ropa que no desee dejar de usar.

  • El tratamiento farmacológico consiste en la aplicación de cremas que contengan esteroides para mejorar la respuesta inflamatoria, como la betametasona, dexametasona o clobetasol.
  • Puede ser necesario consumir esteroides vía oral durante unos días en algunos casos.
  • Los antihistamínicos como la loratadina o desloratadina son indicados.
  • El tratamiento debe cumplirse por 7 a 10 días hasta notar la mejoría de los síntomas.
  • Suelen ser de ayuda las lociones con calamina para el alivio de la comezón, así como la aplicación de compresas húmedas y frías en la zona, varias veces al día.
  • Mantener el área humectada con lociones emolientes ayuda a mejorar el aspecto de la piel y la adecuada cicatrización.

Alergia al níquel: alimentos prohibidos

Las personas alérgicas al níquel, deben evitar los siguientes alimentos:

  • Verduras y hortalizas: judías, rábanos, tomates, cebollas, brócoli, espinacas, espárragos, apio, champiñones y puerros.
  • Legumbres: alubias, habas, guisantes, judías (blancas y pintas), soja y lentejas.
  • Pescados y mariscos: arenques, gambas, mejillones, ostras y salmón.
  • Frutas: peras, ciruelas, kiwis, uvas e higos.
  • Frutos secos: almendras, cacahuetes, anacardos, pasas y nueces.
  • Cereales: avena, mijo, maíz y trigo sarraceno o negro.
  • Grasas: margarinas
  • Dulces: chocolate y demás derivados del cacao.
  • Conservas: productos enlatados.

Signos de alarma en alérgicos al níquel

Si usted nota cambios en el aspecto habitual de su alergia al níquel, es necesario que acuda a un médico. Estos cambios pueden consistir en una extensión mayor de la habitual, secreción purulenta o fétida, dolor intenso o fiebre. Puede tratarse de una erupción de otra causa, que no esté relacionada con su alergia, o que su alergia se haya infectado con bacterias.

 

 

Alergia al Níquel: Síntomas, tratamiento y alimentación
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Residente de Puericultura y Pediatría del hospital Nuestra Señora de Chiquinquirá, Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.