e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Cerebro y sistema nervioso / Afasia anómica: causas y tratamiento y rehabilitación.

Afasia anómica: causas y tratamiento y rehabilitación.

La afasia anómica es un trastorno de lenguaje en el cual la persona tiene dificultad para identificar objetos de uso cotidiano.

Los trastornos de lenguaje categorizados como “afasia”, son aquellos que aparecen posterior a lesiones cerebrales.

Existen al menos unos 6 tipos de afasia, y sin embargo, aproximadamente un 20% de los pacientes que la presentan no pueden ser categorizados en ninguna.

El lenguaje representa una serie de complejos impulsos nerviosos, desde que se genera una idea, hasta que se ejecuta la fonación y expresiones corporales que acompañan a la idea, por medio de los cuales se evalúan y clasifican las afasias.

En la afasia anómica se altera la capacidad de determinación del lenguaje, esto produce que la persona tenga problemas identificando los nombres de objetos y personas, así como también de otorgar sustantivos a los mismos.

Las lesiones cerebrales son la causa de la afasia anómica, y su tratamiento y pronóstico dependerá de la misma.  Por lo general, suelen ser de baja severidad y buen pronóstico si se instala terapia y tratamiento a tiempo.

¿Qué es la afasia anómica?

La afasia anómica se caracteriza por ser un trastorno de lenguaje donde se altera exclusivamente la capacidad para la denominación del lenguaje.

Esta capacidad de denominación es realmente un proceso muy complejo, en el cual interviene el reconocimiento visual de un objeto y la interpretación de esta información a nivel cerebral, para seleccionar la palabra adecuada para identificar dicho objeto.

Todas las afasias se acompañan de anomia, pero la afasia anómica solo tiene alterada esta parte del lenguaje.

En ocasiones, posterior a la recuperación de una afasia de otro tipo, la afasia anómica persiste como daño residual.

¿Por qué se produce la afasia anómica?

La afasia anómica se produce debido a lesiones cerebrales, que pueden estar ubicadas en cualquier localización cercana a las áreas del lenguaje.

La habilidad de la determinación comprende una serie de mecanismos que no se encuentran limitados a una sola área, siendo necesario relacionar grupos neuronales, y distintos mecanismos cognitivos para producirse, y esto no es desarrollado en un área determinada.

Con esta misma premisa se explica por qué todos los trastornos del lenguaje afásicos se acompañan de alteración en la determinación, más sin embargo, también puede presentarse como un trastorno aislado.

Se ha relacionado la afasia anómica con lesiones en la región cortical angular de las áreas parietales, temporales y occipitales; en el área 37 del lenguaje según el mapa de Brodmann (zona posterior de la tercera circunvolución temporal); y en la segunda circunvolución temporal.

Las lesiones pueden ser focales como en el caso de hemorragias o infartos cerebrales por enfermedades cerebrovasculares agudas, o múltiples como es en el caso de las demencias como por ejemplo en el Alzheimer.

Los tumores, sangrados activos posteriores a traumatismos, traumatismos craneoencefálicos severos, pueden producir afasia anómica.

¿Cómo se expresa una persona con afasia anómica?

La persona con afasia anómica puede pasar desapercibida, ya que su lenguaje espontaneo es fluido, articula bien las palabras, utiliza una buena entonación al hablar, y tiene una estructura gramatical adecuada.

Sin embargo, a la hora de mencionar nombres a objetos, personas, y palabras de uso cotidiano, se encuentran dificultades, por lo que con frecuencia utiliza palabras de relleno para reemplazar las olvidadas como “este”, “como te decía”, “bueno pues” o generaliza con respecto a lo que quiere mencionar como por ejemplo “la cosa, aquello que esta allá”.

Con frecuencia su lenguaje aunque fluido se vuelve un rodeo para explicar una acción sencilla, o un relato corto, ya que no consigue ubicar palabras a los objetos sobre los cuales quiere hablar.

Esto lo hace hablar un poco pausado, inespecífico y poco sustancioso.

Sin embargo, la compresión auditiva es normal, al igual que la repetición. La escritura y la comprensión lectora rara vez se encuentran alteradas. El problema radica a la hora de elaborar por sí mismo el lenguaje, con respecto a nombres y sustantivos.

Diagnóstico de afasia anómica

El diagnóstico de la afasia anómica es clínico y se determina a través de la realización de test de comprensión del lenguaje.

El test más conocido y aplicado es el Test de Boston para el Diagnóstico de las Afasias (TBDA) el cual evalúa el lenguaje en sus distintas esferas:

  • Lenguaje conversacional
  • Comprensión auditiva
  • Escritura y lectura
  • Expresión oral
  • Gestos

Esto ubica al paciente con deficiencias en un trastorno de lenguaje de tipo afasia, y lo categoriza según niveles de severidad.

La afasia anómica por lo general es de severidad leve.

De manera adicional, por la parte médica es necesario investigar el origen de la lesión cerebral. Esto se determina a través de la historia clínica.

Si la afasia se ha presentado posterior a un evento agudo, es compatible con un infarto o hemorragia cerebral; o si por el contrario ha sido progresivo, pudiendo ser causa de un tumor o de demencia.

Es necesaria además de una valoración general, estudios de imágenes como resonancia magnética cerebral con contraste, o en tomografía axial computarizada según lo amerite cada caso.

Tratamiento de la afasia anómica

El tratamiento inicial de la afasia anómica dependerá de su causa, de manera que si se trata de enfermedades cerebro vasculares, tumores o demencia, se debe instalar el tratamiento de base, para posteriormente trabajar en la afasia anómica.

La psicoterapia y la terapia de lenguaje son herramientas clave en la recuperación y rehabilitación de la afasia anómica, ya que la persona entenderá el por qué le sucede esta alteración y creara conscientemente a través de otras vías nerviosas alternativas para lograr la comunicación.

Rehabilitación posterior a afasia anómica

La rehabilitación posterior a la afasia anómica es lenta y se debe estar orgulloso de pequeños logros.

Recordemos que existen alteraciones anatómicas que están interfiriendo en las vías a través de las cuales se procesa la información visual y verbal. Para la persona afectada, no es intencional olvidar el nombre de las cosas, tampoco ocurre por desatención, y genera mucha ansiedad para quien lo posee como para el núcleo familiar.

Por tal motivo es de suma importancia la psicoterapia tanto para el paciente como para los cuidadores y familiares cercanos. Estar conscientes de la enfermedad y del proceso de rehabilitación facilitará para todos las tareas, y los progresos pueden ser apreciados y celebrados de la misma forma.

La terapia del lenguaje es de gran utilidad, ya que ellos pueden dar herramientas, para que se logre la comunicación fluida a pesar de tener estas deficiencias.

Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Pediatra-Puericultora Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.