e Curae / Enfermedades y problemas de salud / Corazón y circulación / Angiomas en bebés: ¿Qué hacer?

Angiomas en bebés: ¿Qué hacer?

Los angiomas en bebés son los tumores más frecuentes en la edad pediátrica. Se originan a partir del tejido vascular llamado endotelio.

En todos los casos son benignos, y la mayoría de ellos no presenta complicaciones, son de pequeño tamaño y desaparecen después del año de vida.

Sin embargo, algunos angiomas debido a su tamaño, distribución y localización representa un riesgo para el bebé por lo que es necesario terapéuticas adicionales.

Continúa leyendo para conocer más sobre los hemangiomas en bebés

¿Qué son los angiomas en bebés?

Los angiomas en bebés son tumores que se forman a través de las células de los vasos sanguíneos.

Son los más frecuentes en la infancia y son benignos

Histológicamente, los vasos sanguíneos están formados por 3 capas: una interna, media y externa.

La capa interna está formada por el endotelio vascular, que es un tejido epitelial especializado que recubre todo el sistema cardiovascular.  Además cuenta con una lámina basal y una capa de tejido elástico. A partir del endotelio se forman los angiomas, este prolifera de manera desordenada, y se extiende más allá de los vasos sanguíneos, infiltrando los tejidos adyacentes.

La capa intermedia está formada por fibras elásticas y musculo liso; mientras que la capa externa, está formada por fibras elásticas y colágenas. Estas no crecen en los angiomas.

Los angiomas en bebés pueden ser superficiales, profundos o mixtos. Esto depende de las capas de piel que afectan, y les otorga un aspecto diferente.

Cuando los angiomas se encuentran en la epidermis y dermis superficial, se consideran angiomas superficiales tienen un aspecto de bulto o protuberancia irregular, rojiza con áreas más claras.

En las capas más profundas de la dermis, se encuentran los angiomas profundos. Esta ubicación les otorga una coloración azulada y el aspecto de la piel suele ser regular.

Cuando coexisten ambas formas estamos ante un angioma mixto.

¿Cómo se forman los angiomas en bebés?

La causa de los angiomas en bebés aún no está bien determinada. La hipótesis más estudiada es la genética, debido a mutaciones en ciertos genes, que pueden dar origen fallas en la regulación de la formación del tejido vascular, promoviendo su proliferación.

Otra teoría implica que células provenientes de la placenta alcanzan al feto a través de la circulación o al momento del parto, lo cual se encuentra apoyado por semejanzas histológicas entre el tejido placentario y el tejido de los angiomas.

Su curso en los niños se da en 2 fases:

  • Proliferación inicial: Se caracteriza por el rápido crecimiento del tejido del angioma, debido al aumento de número de células endoteliales. Esta fase es muy marcada en los lactantes.
  • Involución: Disminuye el número de células y se sustituyen por tejido fibroso y graso, ocurre progresivamente, una vez culminada la fase de proliferación, con más frecuencia después del 1er año de vida.

Mi bebé tiene un angioma, ¿Qué debo hacer?

Si usted ha notado una región de la piel con cambios de coloración, y el aspecto similar al descrito previamente en un angioma, lo primero que debe hacer es acudir al pediatra.

Este evaluará a su hijo de forma integral y buscará otro tipo de alteraciones a nivel sistémico. Es posible que se le soliciten algunas pruebas sanguíneas.

Si el angioma de su hijo no presenta ningún riesgo ni tiene tendencia a complicaciones, continuará con el seguimiento por pediatría y dermatología pediátrica hasta que inicie la fase de involución.

Si el pediatra o el dermatólogo en su evaluación, consideran que el hemangioma representa un riesgo vital o puede complicarse, será motivo de estudios más profundos por especialistas en el área que pueden incluir imágenes como Resonancia magnética nuclear o tomografías, ecografías doppler, ecocardiograma, biopsia, entre otros.

Tratamiento de los angiomas

Los angiomas en bebés en su mayoría tendrán una evolución favorable, y no ameritan ningún tipo de tratamiento. Este grupo representa el 90% de los casos.

El tratamiento de los angiomas es indicado de manera individual, en base a la edad, ubicación y riesgo que representa para el bebé el mismo.

Requieren tratamiento precoz los angiomas que se encuentran en la boca, nariz, ojos, vísceras, perianales, faciales, o en la región mamaria en mujeres. De igual forma los angiomas complicados ameritan tratamiento.

Existen varias opciones terapéuticas entre las cuales destacan:

  • Esteroides orales: se utiliza la prednisona a dosis de 2 a 5mg/kg/dia son indicados en la fase proliferativa.
  • Propanolol: es un betabloqueante que actúan en ambas fases de los angiomas en bebés. Se utilizan dosis escalonadas iniciando por 1 mg/k/dia hasta llegas a 3mg/k/dia. Inhibe el crecimiento del tumor y acelera su involución.
  • Interferón alfa: Se utiliza en los angiomas complicados sin respuesta a tratamiento convencional con esteroides o propanolol, en inyecciones subcutáneas locales
  • Vincristina: se administra por via endovenosa en los casos complicados con poca respuesta terapéutica.
  • Timolol al 0,5%: de aplicación tópica sobre la lesión
  • Láser
  • Cirugía: en especial en los casos con compromiso vital.

Complicaciones de los angiomas

Las complicaciones de los angiomas se deben a la ubicación, tamaño y distribución de los mismos. Durante la fase proliferativa afectan órganos cercanos lo cual da lugar a estas.

Los angiomas que presentan mayor riesgo de complicaciones son los que se ubican cerca de los ojos, nariz, boca, conducto auditivo, barba y cuello, múltiples en cara, parotídeos, en la región lumbar y sacra y los perianales.

La ulceración es la complicación mas frecuente, ocurre en la fase proliferativa y corre el riesgo de sobreinfectarse. Sin embargo esta induce la involución del angioma.

Los sangrados pueden ser espontáneos o posteriores a golpes. Usualmente ocurren en los que se encuentran ubicados en áreas funcionales, como en la boca o perianales.  El sangrado es escaso y de fácil control aplicando presión en el área.

Cuando los angiomas en bebés son muy grandes, o se encuentran ubicados en las vísceras se corre el riesgo de complicaciones cardiacas y hemodinámicas.

Angiomas en bebés: ¿Qué hacer?
Puntúa este artículo

Sobre Dra. Claudia C. Navarro S

Médico Cirujano egresada de La Universidad del Zulia. Pediatra-Puericultora Maracaibo-Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.